Quantcast

Abogados para Startups

Todo emprendimiento pasa por una fase inicial en la que son muchos los retos de las Startups para poder competir con éxito en un mercado cada vez más competitivo y evitar que el modelo de negocio pueda llegar a frustrarse por carecer de las herramientas necesarias.

Durante estos primeros pasos es importante contar con un buen asesoramiento legal que permita a los emprendedores sentar las bases de su proyecto, y cubrir todas aquellas necesidades legales que surgen precisamente en este contexto.

Dada nuestra experiencia como abogados para startups, consideramos que los servicios que se detallan a continuación, son aquellas consideraciones legales básicas con las que ha de contar una Startup de cualquier naturaleza con un importante potencial de crecimiento y unas necesidades destacadas.  

Derecho de los negocios

Para la explotación de un proyecto es fundamental desde el punto de vista legal el acompañamiento al emprendedor en el desarrollo de las distintas fases de consolidación empresarial, entre otras, las de carácter mercantil, como pueden ser a título enunciativo, pero no limitativo: la constitución de la sociedad, preparación y negociación del pacto de socios, ampliaciones de capital, etc.  

Uno de los puntos clave será constituir la empresa y poder contar con un pacto de socios adecuado a la estructura empresarial, en el cual se regulen las relaciones jurídicas entre los socios, y que sea suscrito tanto en el momento inicial de constitución de la empresa, como en la entrada en el capital de nuevos inversores.

En este sentido, el pacto de socios deberá recoger aquellas cláusulas que protejan a los socios fundadores en caso de futuras rondas de inversión y que les permitan maximizar sus intereses y fomentar un marco óptimo de relaciones societarias.

Algunas de ellas pueden considerarse las denominadas cláusulas de (i)tag alone” (para la protección de los socios minoritarios) y (ii)drag alone” (protección de los socios mayoritarios), de manera que el pacto de socios establezca las reglas de los derechos de venta conjunta.

Otras cláusulas que podrán ser incluidas en el pacto de socios serán aquellas de no competencia, cláusulas lock-up (fijando un periodo máximo en el cual los socios fundadores se comprometen a no realizar ningún acto de enajenación o gravamen de sus actuales participaciones sociales), cláusulas para regular la distribución de los dividendos, o cláusulas que impliquen deberes de información para los socios, entre otras.

Por otro lado, y al margen de las cláusulas mercantiles que puedan pactarse, la necesidad de un asesoramiento legal también deberá cubrir otros ámbitos fundamentales para la consolidación de un negocio, como son la protección de activos (proceder al registro del nombre de dominio, la marca u otros activos de propiedad intelectual e industrial), así como contar con un asesoramiento adecuado que refuerce la seguridad jurídica del proyecto. 

Derecho digital

La creación de una Startup es la etapa en la que surge una idea que, a simple vista, parece brillante y va a revolucionar el mercado. Uno de los mayores temores de los emprendedores es que su idea sea imitada o reproducida por terceros en el mercado, pero la mayoría de ellos no conocen las estrategias para proteger el resultado de sus ideas.

Lo cierto es que las ideas no son susceptibles de protección. Sin embargo, el hecho de que las ideas no puedan protegerse para que nadie más las desarrolle, no impide que no se pueda proteger el resultado que se obtenga de ellas.

A grandes rasgos, los aspectos legales a tener en cuenta serían: 

  1. Marcas: como emprendedor es necesario identificarse en el mercado. La marca no es solo aplicable a la empresa como tal, sino también a cualquier nombre que el emprendedor quiera usar pasa distinguir sus productos o servicios de aquellos que ya se encuentren en el mercado.
  2. Patentes: resulta de gran interés el patentar todos aquellos avances que tengan carácter técnico. Las patentes son un pilar fundamental, sobre todo de las Startups de base tecnológica. 
  3. Propiedad intelectual: las obras literarias, artísticas o científicas se protegen por el mero hecho de la creación, sin necesidad de inscribirse en ningún registro. Así, el titular de derechos tendrá derechos exclusivos en todo el mundo, pudiendo exigir la paralización de cualquier uso no autorizado de sus obras.
  4. Protección de datos: en caso de que la Startup cuenta con una web o una app, ha de tener en consideración la aplicación efectiva del Reglamento General de Protección de Datos, a nivel europeo, y más concretamente la Ley Orgánica 3/2018, de 5 de diciembre, de Protección de Datos Personales y Garantía de los Derechos Digitales. En este sentido, una Startup debe de contar con un proceso de adaptación y asesoramiento jurídico en todos aquellos aspectos que tengan conexión con la privacidad de los usuarios, especialmente en proyectos de base tecnológica.

En Letslaw, contamos con un equipo especializado en derecho de los negocios, derechos de propiedad intelectual e industrial y derecho digital. Acompañamos a nuestros clientes startups durante todas las etapas de crecimiento, confiando en su potencial e identificando sus necesidades para poder aportarles un valor añadido en su nicho de mercado. Nuestra filosofía es que lo más importante para sobresalir en el mundo del emprendimiento es completar cada fase con prudencia y cumpliendo con todos los requisitos para dar pasos firmes.