Compartir
Servimedia

El anuncio del líder de Podemos, Pablo Iglesias, de que renuncia a entrar en el Gobierno de Pedro Sánchez para posibilitar un Ejecutivo de coalición con el PSOE se produjo mientras el presidente en funciones y candidato preparaba el discurso de investidura que pronunciará en el Congreso de los Diputados el próximo lunes, según trasladaron a Servimedia fuentes gubernamentales.

“No voy a ser la excusa para que no haya un Gobierno de coalición de izquierdas”, es el argumento que ha dado Iglesias para renunciar a entrar en el Gobierno en un mensaje que ha difundido a través de las redes sociales.

El líder de Podemos aceptó el envite de Sánchez, después de que éste indicara que el “escollo” para alcanzar un acuerdo fuera su presencia en el Ejecutivo, y se apartó. Este gesto, según algunas fuentes, era el que esperaban en Moncloa.

Al tiempo que se apartaba, Iglesias expresó su intención de proponer al dirigente socialista los nombres de las personas de Unidas Podemos que entrarán en el Ejecutivo.

Fuentes socialistas señalaron que, “sin vetos ni imposiciones”, se puede “llegar a un acuerdo” con la formación que lidera Iglesias. El presidente y líder del PSOE, añaden dichas fuentes, “escuchará las propuestas y decidirá el equipo. Empecemos por los contenidos. Primero programa y luego el Gobierno”, insisten.

En el PSOE recuerdan que el artículo 98 de la Constitución, en su segundo apartado, recoge que “el presidente dirige la acción del Gobierno y coordina las funciones de los demás miembros del mismo, sin perjuicio de la competencia y responsabilidad directa de éstos en su gestión”; por lo que el jefe del Ejecutivo es el responsable último de todos los miembros del Consejo de Ministros y, por tanto, el que deposita su confianza en las personas que considere.