Quantcast

Detenida una empleada del hogar por robar 30.000 euros en joyas en Mutxamel

La Guardia Civil ha detenido en Mutxamel (Alicante) a una mujer de 25 años, empleada del hogar, por sustraer joyas valoradas en unos 30.000 euros al aprovechar su relación laboral con la víctima para obtener la llave que abría la caja fuerte y sustraer parte de su contenido.

Las investigaciones se remontan al mes de diciembre del año pasado, cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de la sustracción de diversas piezas de oro que la titular de una joyería guardaba en el interior de su vivienda en la localidad de Mutxamel, según ha informado el Instituto Armado en un comunicado.

Los agentes del Puesto Principal de la Guardia Civil de San Juan, con el fin de esclarecer estos hechos y recuperar las joyas sustraídas, dieron inicio a la operación ‘Realktire’. En un primer momento, dado el ‘modus operandi’ utilizado y al no apreciar signos o evidencias de forzamiento en la caja fuerte, sospecharon del entorno más cercano de la víctima.

Tras tomar declaración a la otra moradora de la vivienda, concretamente a la madre de la denunciante, esta se percató de que también le faltaban joyas de valor sentimental.

Después de diversas gestiones, los agentes han recopilado pruebas e indicios que incriminaban presuntamente a la empleada del hogar del domicilio familiar, una mujer de 25 años.

La supuesta autora de los hechos delictivos se habría valido del grado de confianza con víctima para coger la llave de la caja fuerte, que estaba escondida, y posteriormente sustraer de su interior gran cantidad de joyas en diversos periodos de tiempo.

En el mes de enero la Guardia Civil ha detenido a la mujer y ha realizado además un registro en su domicilio en la localidad de Mutxamel, donde han sido intervenidas diversas joyas por valor de 10.000 euros. Tras un primer análisis de dichas joyas, los agentes han podido identificar a una nueva víctima que también había tenido una relación laboral con la empleada del hogar.

Por estos hechos, a la detenida se le imputan un delito continuado de robo con fuerza y un delito de hurto. La arrestada, que carecía de antecedentes por hechos similares, ha sido puesta a disposición del Juzgado de Instrucción de San Vicente del Raspeig, que ha decretado su libertad con la imposición de medidas cautelares.

No obstante, la Guardia Civil continúa con la investigación abierta ante la posibilidad que existan más víctimas.