Quantcast

El Instituto de Política Familiar avisa de que el IRPF «penaliza» a las familias

El Instituto de Política Familiar (IPF) ha advertido de que el IRPF actual «penaliza y perjudica seriamente» a las familias, y ha criticado el planteamiento del Gobierno de eliminar la tributación conjunta que «no es un privilegio sino sólo un parche» que, en determinados casos, «suaviza dicha injusticia».

Así lo pone de relieve en el informe ‘Tributación Conjunta y Familia en España’ presentado durante el ‘V Foro Stop Suicidio Demográfico’, celebrado en el Congreso de los Diputados.

En concreto, el estudio constata un «efecto antifamiliar» de la «progresividad individualista» y señala que, aunque el IRPF contempla alguna bonificación familiar, su efecto es «inmensamente menor que el efecto de la progresividad individualista».

Además, pone de relieve que dos familias con iguales ingresos y el mismo número de hijos pueden tener un IRPF «muy distinto sólo por el reparto de los ingresos entre los perceptores», algo que, a juicio del IPF, se debería corregir.

Además, muestra su rechazo al planteamiento del Gobierno de eliminar la tributación conjunta pues, a su juicio, «no existe el pretendido efecto desmotivador para el trabajo».

«El Gobierno trata de dar un paso más en su política anti familiar y proindividualista. Su planteamiento de eliminar (o dejar sin sentido) la tributación conjunta en el IRPF de las familias es un paso más en este sentido», ha avisado el vicepresidente del Instituto de Política Familiar (IPF), Mariano Martínez-Aedo.

Según precisa, «plantear un efecto desmotivador para justificar la eliminación de la tributación conjunta es sólo una excusa del gobierno para avanzar en su rodillo ideológico antifamiliar y recaudador».

En este contexto, el IPF realiza una serie de propuestas «para eliminar la discriminación familiar en el IRPF». La primera de ellas es aplicar el modelo alemán ‘splitting’ o similar asegurando el principio de que, «a igualdad de otras circunstancias (misma renta familiar y número de hijos), haya igual presión fiscal».

También proponen volver a aplicar el Mínimo a la Base, de forma que esa renta mínima esté exenta de impuestos; mantener y actualizar de forma automática el mínimo familiar, estableciendo una cantidad que responda a los gastos básicos personales; y recuperar el mínimo para el cónyuge en declaraciones conjuntas.

Igualmente, piden la introducción de la cesión de los mínimos por hijo o ascendiente, de forma que un cónyuge pueda cederlo al otro si hacen declaraciones individuales, de forma similar a como se puede ceder la deducción por familia numerosa.

Asimismo, sugieren la actualización y universalización de la paga por maternidad («100 euros congelados desde 2003»), para que alcance a todas las madres, con una cantidad revisada y actualizable con el IPC.

Finalmente, reclaman la desgravación fiscal para gastos educativos y para servicios y productos básicos para la familia, incluyendo los gastos educativos de las guarderías, escuelas infantiles, material escolar, uniforme, libros, actividades extraescolares, cuotas o colegios privados.