Quantcast
viernes, 21 enero 2022 19:35

La ‘promesa’ de Laporta a la UEFA que caldeará los ánimos por la Superliga

A pesar de que todo el ruido que está haciendo Joan Laporta con el FC Barcelona sea producto de sus fichajes, que hasta ahora ya van cuatro y todos siguiendo el plan de contrataciones a coste cero o a precio muy asequible, y por lo de la renovación de Lionel Messi que todavía no se lleva a cabo; la verdad es que también hay otro tema que ocupa su mente y no se ha dejado de lado para nada: lo referente a la Superliga Europea. Tras el fiasco que supuso su lanzamiento, por la mala comunicación, su excluyente formato y le prepotencia con la que se presentó el proyecto, muchos estamentos del fútbol en general se opusieron y las críticas no tardaron en aparecer desde todos lados. Otros equipos, los campeonatos domésticos de los países involucrados, los gobiernos y el público en general se opusieron.

Claro que desde todas partes se creo presión, pero no cabe duda que desde el punto donde más críticas y malos tratos se encontró fue con la UEFA y su presidente Aleksander Ceferin. Con amenazas de fuertes multas y exclusiones, los seis equipos ingleses, los de Milán y el Atlético de Madrid dieron un paso atrás; sin embargo, el Real Madrid, Juventus y, por supuesto, el Barcelona siguen montados en el barco de la Superliga Europea. Aunque para todos ya el proyecto está más que extinto, los presidentes de estos tres clubes se encargan de decir que romper los contratos vinculantes que firmaron todos es muy difícil y que la competición todavía sigue en pie. Ante eso Laporta se negó a hacer votación sobre la permanencia en el torneo en la Asamblea General de Compromisarios pues «este formato de competición hoy en día no existe».

Una competición que sigue muy viva

El Barcelona sigue en el proyecto

Para Laporta no cabe dudas de que la Superliga Europea es el camino hacia una nueva era en el fútbol mundial y por eso insiste en que el Barcelona va a participar; esto al menos todo el tiempo que él dure al mando del club azulgrana. No obstante, no ve pertinente en estos momentos realizar una votación entre los socios, pues el proyecto está paralizado actualmente; solo se está buscando la manera de hablar para que el el torneo sea mejor recibido por todos y la idea se entienda de que no va a afectar a ningún campeonato local, además de que los méritos deportivos serán importantes. Cuando todo vuelva a arrancar, Laporta dará luz verde para hacer esa votación tan importante para el futuro del Barça. Aunque ahora solo están tres clubes, el mandatario blaugrana confía en el torneo se hará en el futuro.

«Finalmente seremos los clubes los que mandaremos, pero pedimos a los organismos del mundo del fútbol que nos orienten y nos ayuden a encontrar vías», explicó Laporta. Sin embargo, el presidente de la escuadra culé quiso dejar claro que no le temen a la UEFA y aún con amenazas y demás sanciones que proclamó Ceferin que llevarían a cabo en contra de los equipos de la Superliga Europea, su intención era muy firme. «Unos funcionarios que ni arriesgan ni invierten no faltarán al respeto al sentimiento barcelonista, porque la legalidad nos ampara, así que no pagaremos ninguna sanción», expresó el mandatario azulgrana. Los aficionados barcelonistas recibieron esas declaraciones de gran forma, pues entienden que el torneo resolvería muchos problemas con la enorme deuda que ahora pesa sobre sus hombros; pero que además de todo eso es un sentir que buena parte de la afición tiene.

Laporta confía en la Superliga Europea

Este será un gran salvavidas

Aunque las amenazas por parte de Ceferin volaron y las proclamó en todas partes, ya se confirmó que los tres equipos participarán en la próxima edición de la Champions League. Sin embargo, eso no les ha impedido decir a Real Madrid, Juventus y Barcelona lo que piensan de la Superliga Europea y de como esta sigue en pie. Durante la Asamblea, Laporta quiso poner en perspectiva las razones por las que él y su Junta Directiva decidió involucrar al equipo catalán en este proyecto al decir: «Vimos que por primera vez era factible, porque los clubes que estaban involucrados en este proyecto eran grandes de Europa, porque había financiación y porque llegaba en un momento en el que todos los clubes tenemos problemas económicos». El presidente culé indicó que el factor económico fue muy importante para decidir su entrada como uno de los fundadores.

En ese sentido, Laporta quiso que todos los socios vieran los números pues su inscripción en la Superliga Europea «representaba un mínimo de 700 millones de euros por temporada más los variables». Con eso aclarado, también acotó que era algo histórico y no quería cometer el error de hace más de 60 en el que el Barcelona despreció la creación de la Copa de Europa y en cambio un visionario como Santiago Bernabéu la promovió, ya luego se convirtió en lo que es ahora. La confianza en el torneo es total y volvió a alegar a ese sentimiento de barcelonismo en el que nadie podría controlarlos ni manejar sus decisiones ni mucho menos controlarlos. Además, el presidente culé comentó que «intentamos promover el diálogo con la UEFA y no quisieron». Ya en el futuro se sabrá que pasará con la Superliga Europea; pero el Barça estás más adentro que nunca.