Quantcast

Sánchez pide al PP renovar el CGPJ

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha asegurado este miércoles que tiende de nuevo «la mano» al PP para renovar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), un pacto que, a su juicio, se puede cerrar si hay «voluntad política». El líder del PP, Pablo Casado, le ha recordado que su «único requisito» es mantener la independencia judicial y la separación de poderes como, según ha dicho, piden más de 2.500 jueces que han acudido a Europa esta semana.

Después de un duro debate parlamentario sobre el estado de alarma y el plan de recuperación, que ha durado más de cinco horas, Casado ha preguntado a Sánchez en la sesión de control del Congreso cómo valora la imagen exterior que el Gobierno está dando de España. «Lo valoro bien», ha respondido escueto el presidente del Gobierno.

CASADO: «SOMBRAS DE SOSPECHA SOBRE EL RESPETO AL ESTADO DE DERECHO»

Casado ha echado en cara entonces al jefe del Ejecutivo que «recurra a su autocomplacencia casi legendaria» y ha subrayado que hay «sombras de sospecha sobre el respeto que tiene el Gobierno al Estado de Derecho».

En este punto, ha señalado que un informe del Departamento de Estado norteamericano «ponía el foco en las presiones» del Gobierno «a la prensa» y más de 2.500 jueces ha acudido a Europa por los «ataques a la separación de poderes y la independencia judicial».

El líder del PP ha subrayado entonces que ése es la «única petición» y el «único requisito» que ha fijado su formación para «poder renovar los órganos constitucionales» como el CGPJ, caducados hace dos años. Se trata, ha proseguido, de que los jueces en su elección «puedan mantener su independencia y la separación de poderes».

En su réplica, el jefe del Ejecutivo no ha entrado en esa acción de «determinados jueces ante las administraciones comunitarias» y le ha «tendido la mano de nuevo para poder renovar de una vez por todas el CGPJ y, por tanto, dar cumplimiento a la Constitución».

Sánchez ha señalado además que las personas del PP que «han negociado con el ministro de Justicia prácticamente están de acuerdo en muchas de las cosas» que pueden hacer. A su entender, lo que queda es «voluntad política» y por eso ha insistido en que tiende «la mano» al PP.

SIN LLAMADA DE BIDEN A SÁNCHEZ

En la sesión de control, Casado también ha recriminado a Sánchez que valore «bien» la imagen exterior de España ante los datos de organismos internacionales como el FMI, la OCDE o Eurostat, sobre todo en materia económica.

Además, ha recriminado a Sánchez que en sus viajes se dedique a «hacer campaña» y que en reciente visita a Ángola y Senegal se haya dedicado a «arremeter» contra la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, algo que ha achacado a que al PSOE «se le está escapando ese bastión por el que montó las mociones de censura en Murcia». A su juicio, Madrid es «la joya de la Corona que se le resiste a los socialistas desde hace 25 años».

Casado también ha destacado el hecho de que el presidente de EEUU, Joe Biden, haya hablado con 22 jefes de gobierno, incluido el de Guatemala, Congo o Kenia, pero no el presidente español. «¿Eso es lo que pesa España, que es un país atlántico por antonomasia?», ha preguntado.

Y ante la ausencia de Pedro Sánchez de la sesión de control del próximo miércoles por asistir a la Cumbre Iberoamericana de Andorra, Casado ha pedido que se cancele la invitación «al dictador» Nicolás Maduro y que sí se invite al presidente encargado de Venezuela, Juan Guaidó.

SÁNCHEZ AFEA AL PP QUE «SIEMBRE DUDAS» SOBRE LOS FONDOS

En su réplica, el presidente del Gobierno ha agradecido con ironía a Casado sus «críticas constructivas» y ha indicado que España sigue entre los 20 países con «mejor reputación del mundo» y se ha aumentado «la confianza» en España, como recoge el informe del Instituto Elcano, según ha precisado.

Dicho esto, ha señalado que «todos» pueden ayudar a mejorar la imagen de España, incluyendo al Gobierno y a la oposición. Y ha subrayado que «la bronca» y la imagen de «insulto, descalificación y polarización» que se traslada en el Congreso, con la sesión de este miércoles como «claro ejemplo», tampoco «contribuye a mejorar la reputación de España».

De la misma manera, ha advertido al PP que tampoco no contribuye a mejorar la reputación de España que el primer partido de la oposición «siembre dudas» sobre los fondos de recuperación porque, según ha dicho, porque va a «haber controles».