Quantcast

Bengoa y Matesanz lamentan la «falta de un plan» para la sanidad pública tras la pandemia

Rafael Bengoa, médico experto en gestión de salud pública y exconsejero de Sanidad y Consumo del Gobierno vasco, y Rafael Matesanz, nefrólogo y creador de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), han lamentado la «falta de un plan» para la reconstrucción de la sanidad pública tras la pandemia de COVID-19.

En un acto organizado por EL PAÍS, CincoDías y la cadena SER, los expertos, acompañados por la directora del departamento de Salud Pública y Medio Ambiente de la Organización Mundial de la Salud (OMS), María Neira, los retos a los que se enfrenta la sanidad española que han sido puestos en evidencia por la pandemia.

En primer lugar, Bengoa ha lamentado como «extraño» que esta evaluación de la gestión durante la pandemia «no se esté haciendo por parte del Gobierno». «Es verdad que están muy ocupados en la vacunación y la gestión de la pandemia. Pero para aprender de las crisis hay que evaluar. Si no evaluamos y nos quedamos en el pensamiento único es evidente que no vamos a preparar mejor la próxima pandemia», ha denunciado.

En este contexto, ha defendido que las nuevas inversiones procedentes de los fondos de recuperación de la Unión Europea «tienen que reforzar mucho el sistema de salud público». «No tenemos un plan para la sanidad española. Como no hay plan, ¿cómo se va a invertir ese dinero? Pues en tapar agujeros», ha lamentado.

Así, Bengoa ha reivindicado que «convendría que el ministerio y las comunidades autónomas desarrollen rápidamente una estrategia para el país y qué modelo va a tener la sanidad para los próximos años». «Si no, vamos a ver proyectos pero la suma de esos proyectos no nos va a llevar al modelo que necesitamos. El Consejo Interterritorial tiene la necesidad de organizar un plan», ha pedido.

Sobre la gestión de la pandemia, Bengoa ha criticado que ni España ni otros muchos países occidentales «han sabido cambiar de estrategia cuando había que cambiar»: «A todo el mundo le sorprendió la estrategia de convivir con el virus frente a la de erradicarlo que se ha seguido en Oriente. En noviembre o diciembre tendríamos que haber cambiado. Es lo mejor no solo para la salud sino también para la economía».

Para Matesanz, las conclusiones de la pandemia es que «el gasto en sanidad es en realidad una inversión» y que los «desastres» de la pandemia «han sido en gran medida el resultado de una serie de recortes en el sistema sanitario». «Hemos llegado a la mayor crisis en 100 años con un fondo de armario más que reducido, todo eso se ha notado a todos los niveles, desde la Atención Primaria desbordada hasta una vigilancia epidemiológica insuficiente, con un número de camas UCI que no está al nivel de otros países como Alemania», ha relatado.

Por ello, ha reclamado una «inyección económica importante» en el sistema sanitario, que sitúe su gasto al menos en el 7,5 por ciento del PIB, en la media de la OCDE, «para poner a tono a nuestro sistema». «Tenemos que reconvertir este sistema sanitario, no de forma brusca, pero sí sabiéndolo gestionar», ha resaltado, señalando, por ejemplo, la necesidad de abandonar el «hospitalocentrismo» y destinando más recursos a Salud Pública y Atención Primaria.

En relación a la gestión de la pandemia, Matesanz ha argumentado que está íntimamente relacionada con los problemas en la sanidad española desde hace décadas. «Por la sede del Ministerio han pasado 15 ministros y, teniendo en cuenta que la gran mayoría no tenían ni idea de lo que es la sanidad, todos los Gobiernos han dejado a la sanidad a un lado. Lo que ha faltado aquí y antes de la pandemia es una buena estructura de coordinación entre Ministerio y CCAA», ha especificado.

Al respecto, ha lamentado que todas las propuestas de la Comisión de Reconstrucción del Congreso de los Diputados «deben estar reposando en un cajón». «Se marcó una hoja de ruta de lo que hay que hacer después de la pandemia. Ahora sería el momento en el que el Ministerio, además de contar el número de vacunados, se dedicara a sacar ese plan, consensuándolo con las CCAA, para los próximos años. De eso va a depender el futuro de nuestra sanidad», ha sostenido.

En la misma línea, el experto considera «fundamental que los expertos en sanidad se ocupen de gestionar la sanidad, que se planteen unas líneas estratégicas muy claras gracias a los fondos europeos y no se vayan a poner parches, sino planificar una visión de futuro no cortoplacista que nos lleve a un sistema sanitario mucho más sólido».

En consonancia con los expertos, María Neira ha destacado que este es «un momento crítico» para solucionar algunos de los problemas de la sanidad: «No podemos dejar pasar la oportunidad para aprovechar y crear una mesa donde los mejores expertos puedan plantear una renovación y una sanidad pública moderna y ambiciosa que responsa a todas las necesidades que tenemos ahora para que no nos volvamos a enfrentar así a una situación excepcional como esta».