Quantcast

La receta definitiva para hacer pan casero

El pan es un excelente complemento para muchos alimentos. Sirve para mojarlo en salsa, café, aminorar la sensación de cuando ingieres un alimento muy caliente, etc. De hecho, existen diferentes tipos de panes. Está el dulce, canilla, campesino, de hamburguesa, perritos calientes, ambrosía…Como siempre queda en ti elegir el que más te guste.

Origen del pan

El pan es un producto derivado del trigo

El pan es producto derivado de los cereales. Estos no podían ser consumidos por los humanos de manera natural, por ende, las civilizaciones más antiguas las remojaban con agua para poder hacerlo. El primer pan estaba hecho con trigo y agua, es más en esa época todavía no se elaboraba con harina, sino que machacaban los granos de trigo.

El resultado de ese proceso, no era como el pan que conocemos hoy en día, sino algo basto pero de igual manera era nutritivo. A diferencia de otros alimentos como la carne, el pan se podía elaborar en cualquier momento, gracias a su ingrediente principal: el trigo que se podía almacenar y conservar fácilmente.

En Egipto

Así amasaban el pan las civilizaciones antiguas

La elaboración de este alimento evolucionó un poco más cuando llegó a Egipto, ya que ellos comenzaron a usar la masa, que la hacían con harina y agua. También crearon hornos para su cocción. Sin embargo, por accidente se dieron cuenta que si dejaban que la masa se fermentara, esta adquiría una mejor consistencia y sabor tras cocinarlo a altas temperaturas.

En Grecia

Así eran más o menos los hornos en la antigua Grecia

Pero fue Grecia que revolucionó el procesamiento del pan, porque durante su elaboración le agregaban diferentes tipos de cereales y sabores como la miel, el cual le daba un toque dulce. Los hornos también mejoraron, ya que tenían forma de cúpula, y además contaban con un orificio frontal; donde se colocaban los panes.

En Roma

Algunos hornos del antiguo imperio romano

Los romanos por su parte, perfeccionaron los molinos de trigo, los hornos y las máquinas de amasar. El pan en el imperio romano, al principio, sólo podían consumirlos personas que tenían un alto poder adquisitivo, pero años después cualquier persona, independientemente la clase social que tuviera, podía comprarlo. Es en esta época que se crea la primera escuela oficial de panadero, por lo que esta profesión era muy solicitada.

Actualidad

Un panadero a punto de colocar unos panes en el horno para su cocción

A medida que avanzó el tiempo, el procesamiento de pan fue evolucionando, aún más con la llegada de la electricidad e industrialización, ya que los molinos comenzaron a operar a vapor. Por lo tanto, al ir aumentando la oferta, el precio del pan baja, lo que permitió que el pan blanco fuera accesible para todo el mundo.

Como elaborar pan casero

Harina, sal, levadura son algunos de los ingredientes para hacer pan cacero

A continuación le mencionaremos como hacer pan desde la comidad de tu casa. Los ingredientes que vas a utilizar son los siguientes:

  • 500 gramos de harina de fuerza.
  • 10 gramos de sal
  • 300 mililitros de agua tibia
  • 5 gramos de levadura fresca o de panadería, la cual venden en panaderías o en cualquier supermercado. Por lo general se encuentra junto a la mantequilla.

Proceso de elaboración del pan

Un hombre colocando harina a la masa.

Una vez que ya tengas los ingredientes, sigue estos pasos que te indicaremos en breve. Recuerda, tienes que seguirlos al pie de la letra:

  • Coloca todos los ingredientes en la mesa para poder ir añadiéndolos con mayor comodidad.
  • En un bol mezcla todos los ingredientes. Inicia, primeramente con la harina y la sal. Luego, ve agregando el agua poco a poco para que vaya integrándose a la mezcla. La levadura fresca la agregamos unos minutos antes de terminar el amasado.
  • La masa estará lista cuando veas que se despega de las paredes. Si lo haces en un mesa recuerda que debes reservar un poco más de harina, para ir agregándola progresivamente, y así evitar que se te pegue.
  • Una vez lista la masa, moldea una bola, y déjala reposar en un lugar caliente durante 30 minutos con un trapo húmedo.
  • Tras su reposo, corta la masa con un cuchillo en porciones iguales. Luego, déjalas reposar otros 15 minutos con un paño húmedo por encima.
  • Aplasta cada bolita en la mesa y hazle forma de rectángulo. Dobla sus extremos hacía el centro, luego a la mitad y por último la aplastas. Al final quedará como una barra.
  • Pon un trapo de algodón encima de una bandeja, agrégale un poco de harina y coloca los panes. Esto permitirá su fermentación. Déjalos reposar por 90 minutos con paño húmedo.
  • Si quieres que en tu horno se cree un poco de vapor, colócale una olla con un poco de agua al fondo y unos trapos.
  • Tras pasar los 90 minutos hazle unos cortes a los panes en su superficie, de manera vertical u horizontal. Esto dependerá de la forma en que tengas posicionada la bandeja.
  • Mete los panes al horno a una temperatura de 200 grados centígrados durante 15 minutos. Asegúrate que el calor les pegue por encima y por debajo.
  • Una vez que estén listos, sácalos del horno y dejalos enfriar en una rejilla

¡Listo! ya tienes tu pan para acompañar un gran almuerzo o armarlos con jamón, queso, huevo, con lo que sea que te provoque en ese momento.

Comentarios de Facebook