Quantcast

Risotto a la parmesana: los pocos ingredientes de un plato consistente

Hacer un risotto puede sonar complicado; sin embargo, no lo es, y mucho menos cuando se trata de un delicioso y sencillo risotto a la parmesana.  Hacerlo es bastante fácil;  siguiendo algunos pasos y utilizando pocos ingredientes tendrás un platillo para sorprender a todos a la hora de comer.

Un arroz cremoso de Italia para el mundo

Tal como ha sucedido con muchos platos salados y postres, el risotto nace en Italia alrededor de 1574 durante la época del renacimiento. De allí se extendería poco a poco al resto de Europa y de allí al resto del mundo.

Los risottos que se disfrutan en Italia son de los más variados sabores; no obstante, guardan con recelo lo más auténtico de la tradición, como el tipo de arroz a usar y los pasos para que quede realmente perfecto. Tal como sucede con el risotto a la carbonara, cuyos ingredientes son protegidos por los más puristas y apenas acepta variaciones.

Risotto a la parmesana: los pocos ingredientes de un plato consistente
Foto: Pixabay

El mejor grano de arroz que puedes usar al preparar un risotto

En otras regiones el risotto suele prepararse con cualquier grano de arroz; sin embargo, para los italianos, no todos sirven para hacer un risotto de calidad.

Los más utilizados y recomendados son sin lugar a dudas el carnaroli y el arborio; cuyas características deben ser finas y de grano gordo y alargado. Este tipo de arroz libera de forma progresiva el almidón que contiene, lo que le confiere al plato su emblemática cremosidad.