Quantcast

Risotto: cómo hacerlo a la carbonara original italiana

El menú gastronómico de Italia está lleno de las más deliciosas recetas; y sin lugar a dudas, las preparaciones cremosas, aromáticas y bien saborizadas encabezan la lista de los platos más disfrutados en el mundo. A todos los lugares a los que llegaban familias procedentes de este hermoso país, las recetas de su tierra les acompañaban y es así como el risotto a la carbonara alcanzó una fama mundial por su divino sabor.

Cuando de preparaciones a base de arroz se habla, generalmente la inquietud es dejar un grano sueltecito; sin embargo, el risotto se disfruta cremoso, con ese sabor mágico y envolvente, y definitivamente se disfruta más con cuchara que con tenedor. El risotto a la carbonara representa perfectamente el buen gusto y lo divino de la cocina italiana.

Cómo hacer el risotto a la carbonara original

Risotto: cómo hacerlo a la carbonara original italiana

En Italia la carbonara se disfruta generalmente acompañando una pasta de manera bastante envolvente y cremosa; ahora bien, cuando se combina con el risotto, el resultado es idílico y delicioso. Para hacer el risotto original, lo primero que debe hacerse es tener como base un buen arroz para risotto.

Como norma todo risotto en Italia incluyendo a la carbonara debe tener una textura cremosa y no caldosa; que permita que si el comensal lo desea, disfrutar comerlo con un tenedor sin que este se deshaga y gotee. Para lograr este tipo de resultado es necesario un grano con alto contenido de almidón. Así que para comenzar, contar con un arroz arborio  o carnaroli será necesario, pues ambos liberan una buena cantidad de almidón que otorga cremosidad.

De resto, para garantizar un resultado exacto al más original de la cocina italiana, solo se deben mantener los ingredientes de la carbonara tradicional y cuidar de cerca todo el proceso de cocción; de esta manera, el resultado será increíblemente bueno y al más puro estilo de la cocina tradicional.

Evita hacer esto si quieres un risotto a la carbonara auténtico

nata

Si deseas hacer realmente un risotto a la carbonara realmente majestuoso, sigue estas pautas de lo que no debes hacer. Esta receta tradicional italiana no permite muchas variaciones, así que mejor será seguir los pasos más tradicionales.

  • En la medida de lo posible ten a la mano guanciale. En caso de no tenerlo utiliza panceta. La receta del risotto es tan tradicional, que de hecho no fue sino hasta 1940 cuando se le añadió panceta.
  • Selecciona como queso a añadir solo Parmesano o Pecorino. Ningún otro tipo de queso se admite para incorporarlo al risotto a la carbonara.
  • Una verdadera carbonara nunca debe contener algún espesante. Ni crema, ni nata son bien recibidas en esta preparación.

La receta para un risotto a la carbonara original y delicioso

Risotto: cómo hacerlo a la carbonara original italiana

Para comenzar te voy a contar cuáles son los ingredientes que necesitarás para hacer este divino plato. Así podrás tenerlos alistados y comenzar de una vez para que te sientes en Venecia con tan solo cerrar los ojos mientras degustas de este espectacular risotto.

Ingredientes que necesitarás

Aunque no lo creas, para tener un resultado de ensueño no requieres una gran cantidad de ingredientes. Toma nota, alista todo y avancemos.

  • 300 gramos de arroz arborio o carnaroli
  • 60 gramos de mantequilla
  • ½ cebolla
  • 60 gramos de queso parmesano
  • 750 ml de caldo de verduras
  • 3 huevos
  • 150 gramos de guanciale (para hacerlo original trata de tenerlo, si no lo consigues utiliza panceta)
  • Sal
  • Pimienta negra recién molida

Preparación del divino y original risotto a la carbonara

cocción

Bien, comienza por tener todos los ingredientes preparados y con las medidas correctas. Para un resultado de sabor 100% original, te recomiendo tener el guanciale; sin embargo, si no lo puedes conseguir, utiliza panceta. Para tener todo listo, ralla finamente el queso parmesano, corta la cebolla en dados pequeños y el guanciale en pequeñas tiras.

En una cazuela profunda para que puedas realizar allí todo el proceso de cocción, comienza calentando 20 gramos de mantequilla. Apenas está se derrita añade los dados de guanciale y dóralos muy bien evitando que lleguen a quemarse. Una vez que estén listos retíralos y mantenlos en un envase hasta el momento de usarlos.

Añade a la cazuela 20 gramos de mantequilla nuevamente y sofríe la cebolla a fuego bajo por unos 15 minutos aproximadamente hasta que esté pochada. Cuando observes que la cebolla luce traslúcida y melosa, vierte el arroz en la cazuela. Remueve muy bien, de manera tal que los granos queden bien integrados a la mantequilla y la cebolla pochada.

La cocción del arroz, el truco para un resultado divino

Risotto: cómo hacerlo a la carbonara original italiana

Como ves, hacer el risotto a la carbonara es menos complicado de lo que podías estar imaginando. Cuando viertas el arroz sobre la cebolla, remueve muy bien durante un par de minutos. El arroz no debe tostarse; sin embargo, si debe blanquearse lo suficiente y embeberse de la mantequilla y la cebolla.

En este punto debes incorporar el guanciale que tenías reservado e incorporar el caldo. Es importante que el caldo lo tengas sobre la estufa hirviendo al momento de comenzar a integrarlo al risotto. Comienza añadiendo 2 cucharones y remueve constantemente, de esta forma, mientras lo vas cocinando a fuego lento, va liberando todo el almidón que dará el toque mágico de cremosidad.

Apenas observes que ya se ha absorbido la primera porción de líquido que añadiste, ve añadiendo un poco más, un cucharón a la vez; repitiendo el proceso hasta que logres incorporar todo el caldo. El tiempo total de cocción tardará 17 minutos aproximadamente. 

En un bol bate muy bien el queso rallado y los huevos, espolvorea una pizca de sal y pimienta negra recién molida y resérvalos. Cuando notes que el arroz está completamente cocido, añade los últimos 20 gramos de mantequilla y remueve bien el risotto. Retira la cazuela del fuego e integra los huevos batidos con el queso parmesano.

Para finalizar, lleva nuevamente la cazuela al fuego e integra los huevos al risotto para terminar de aportar una cremosidad exquisita. Este procedimiento hazlo en solo unos segundos y retira del fuego para evitar que los huevos se cuajen.

Sírvelo bien caliente y a disfrutar del más exquisito risotto a la carbonara.