Quantcast

Cómo conducir un coche automático

Conducir un coche automático no es complicado, es bastante diferente a conducir un coche manual. La diferencia es clara y notoria, pero no requiere de un proceso complejo, solo basta saber cómo hacerlo andar y listo.

Lea TAMBIÉN: CÓMO CONSEGUIR QUE TUS HIJOS ORDENEN SU HABITACIÓN

Debes tener en cuenta que la diferencia de un coche automático y uno manual está en la transmisión. Esto quiere decir que la diferencia entre ambos lo marca la mecánica.

Esto es lo que básicamente influye en el manejo y la conducción, tan diferente es que existe un carnet que especifica coche automático.

Hay muchas personas que optan por los coches automático por la sencillez. Además son un poco más seguros y otorgan confort a los conductores. Aunque el coche automático tiende a tener un precio de venta más caro, es uno de los más solicitados por los usuarios.

¿Cómo manejar un coche automático en simples pasos?

¿Cómo manejar un coche automático en simples pasos?

Aprender a manejar un coche automático no es complejo y si ya tienes nociones de un coche manual entonces será «pan comido».

Los primero que debes hacer es acostumbrarte a la palanca de cambios del coche automático.

Antes de girar la llave, tómate un tiempo para acostumbrarte a la palanca de cambios que es sumamente importante. Solo la usarás ocasionalmente, pero necesitarás saber qué significa cada letra para que estés preparado.

Para que tengas en cuenta, hay cuatro engranajes básicos:

  • P – Parqueo o estacionamiento. Este básicamente es el cambio P que bloquea los engranajes para que las ruedas no puedan girar y así puedas estacionar el coche. Siempre es bueno asegurarse de que estás en P antes de encender el automóvil y de apagar el motor.
  • R – Retroceso.  Claro está esta opción es para ir hacia atrás.
  • N – Neutro.  Este consiste en cambiar la marcha del coche a neutro mientras estás parado en un semáforo, por ejemplo. Al igual que con un automóvil manual, es mejor usar el pedal de freno o el freno de mano para asegurarte de no seguir avanzando.
  • D – Conducir: Para ir hacia adelante. Cuando te mueves lo suficientemente rápido, el automóvil cambiará automáticamente a la segunda marcha, luego a la tercera, y así sucesivamente.

Ten en cuenta que algunos pero no todos los coche automático también tienen otras configuraciones en la palanca de cambios.

Como por ejemplo:

  • 1: Para quedarte en primera marcha.
  • 2: Para mantenerte en segunda marcha.
  • L: Para mantenerte en baja velocidad (1 o 2).
  • S: Deporte (mejor aceleración).

Lo bueno de un coche automático es que no tocas mucho la palanca de cambio ya que la transmisión es automática. Básicamente el coche hace todo por ti, solo cuando necesitas realizar un cambio a neutro o estacionarte, que necesitarás si o si tocar la palanca.

Ten en cuenta

Ten en cuenta

Cuando subas al coche, este debe estar en la posición P, de Parking, que es la que lo mantiene sin marcha engranada y parado. Luego deberás quitar el freno de mano, como en un manual, después de haber arrancado.

A continuación, pisarás freno para usar la palanca de cambio y poner la D, salvo que vayas a echar marcha atrás y entonces usarás la R.

Recuerda que el coche automático sale solo por lo general, sin tener que pisar el acelerador. Por eso, la P lo mantiene parado por seguridad. Esto ocurre tanto en la posición Drive como en Reverse.

No obstante, pueden existir otras posiciones como S, de Sport, o W, de Winter, que en realidad será para todo tipo de pavimentos deslizantes.

Debes saber que los cambios de P a D o D a R únicamente se pueden hacer en parado y con el pedal de freno pisado.

Olvida que existe el embrague

Olvida que existe el embrague

 Ten en cuenta que en el coche automático no hay embrague. Es decir, no hay pedal de embrague. Eso quiere decir que el pie izquierdo puede ir siempre reposando en el lateral, mientras que será el pie derecho el que estaremos utilizando de forma constante para los dos pedales: acelerador y freno.

Como se trata del coche automático debes hacerlo apoyando el talón en la base, haciendo rotaciones sobre el mismo para pisar el acelerador o el freno según corresponda.

Es importante que tengas en cuenta el tema del embrague. El coche automático maneja la mayoría de los cambios de marcha. Por lo tanto no existe el pedal de embrague, solo freno y acelerador.

Cualquier coche automático o que tenga caja mecánica puede dañarse si presionas el freno y el acelerador al mismo tiempo. Así que la mayoría de los conductores manuales tienden a poner el pie izquierdo detrás del pie derecho mientras se acostumbran.

Los coches automáticos son fáciles de manejar, ya que no hay necesidad de pensar en las marchas. Por lo que los conductores pueden concentrarse en los espejos, la velocidad, otros vehículos en la carretera, los peatones entre otras distracciones.

En el tráfico, las cajas automáticas son geniales. Es bueno no tener que cambiar entre la primera marcha y a neutral una y otra vez. Gran parte de los modelos más nuevos, el auto ya es lo suficientemente inteligente como para saber cuándo el conductor quiere un poco más de potencia, por lo que no necesitan este botón.