Quantcast

Potaje de vigilia: el plato de Semana Santa ideal para el viernes santo

Dentro de la tradición de Semana Santa y Cuaresma, uno de los platos que se gana su puesto es sin duda el potaje de vigilia. En esta época del año, este sabroso plato es importante y fundamental, debido a que cumple con los preceptos religiosos, es decir, no contiene carne, es por esto que uno de sus ingredientes más importante es el pescado, principalmente el bacalao.

El famoso potaje

El famoso potaje

El potaje de vigilia es un plato popular dentro de esta época del año y también en la Cuaresma que se celebra en España. Este plato incluye un aporte lleno de proteínas, debido a que los garbanzos generalmente ya están cocinados y están acompañado con unas buenas espinacas y su rico pescado.

Este plato se puede servir en diferentes maneras, sin embargo, la más conocida es con el huevo cocido y picado junto con pocas hojas de perejil, aunque también lo puedes hacer con habichuelas. Dentro de esta tradición, el potaje de vigilia suele colocarse justo al centro de la mesa, hoy en día, se frecuenta servirlo en una sopera.

Lo  efectivo de este plato es que tiene una elaboración sencilla y posee ingredientes fáciles de conseguir en un supermercado, no obstante, se debe utilizar una buena materia prima, para que el plato obtenga un deliciosos sabor y quede en su punto exacto.

¿Cuáles son los ingredientes para preparar el potaje de vigilia?

¿Cuáles son los ingredientes para preparar el potaje de vigilia?
  • 300 gramos de garbanzos secos (Aún sin remojar)
  • 300 gramos de bacalao desalado
  • 250 gramos de espinacas frescas
  • 2 cebollas medianas
  • 4 dientes de ajo
  • 1 huevo
  • 1 rebanada de pan
  • 1 cucharada de postre de pimentón de la Vera (agridulce o dulce)
  • Aceite de oliva virgen extra

Recomendaciones sobre los ingredientes

Recomendaciones sobre los ingredientes

Aunque estos ingredientes sean fáciles de usar y de preparar, hay que tomar en cuenta algunas recomendaciones claves a la hora de prepararlos. A continuación, te daremos a conocer algunos consejos para ayudarte con esta receta.

  1. Debes ser cuidadoso a la hora de elegir los garbanzos, su presentación suelen ser como legumbres ya cocidas o en su defecto secas, las mismas varían de tamaño.
  2. Los garbanzos deben estar bajo agua fría un día antes de cocinarlos acompañado de un poco de sal, por aproximadamente 12 horas.
  3. Los garbanzos deben ser lavados y a su vez, tienes que separar los buenos de los defectuosos para luego escurrirlos.
  4. Las espinacas como recomendación deben estar frescas. Si no tienes espinacas, no te preocupes, puedes sustituirlas por acelgas.
  5. El bacalao debe estar desalado y de buena calidad, esto es para que el plato no lleve tanto tiempo a la hora de cocinarlo.

OBSERVACIÓN: Si son migas de bacalao, debes desalarlo durante unas 12 horas; Ahora, si es lomo alto, es necesario unas 36 horas para desalarlo y cambiarlo de agua cada 12 horas.

El sofrito y el huevo cocido en el potaje de vigilia

El sofrito y el huevo cocido en el potaje de vigilia

Antes de empezar a preparar este magnífico plato, debes preparar el sofrito y a su vez, el huevo cocido. A continuación, te enseñaremos los pasos que debes seguir para lograrlo en su punto clave.

  1. Con cuidado, corta las cebollas en juliana pequeña y a su vez pica dos  dientes de ajo y pela los otros dos.
  2. En un sartén, vierte el aceite de oliva extra virgen y fríe el ajo a fuego medio hasta que obtenga su tono dorado.
  3. Cuando el ajo tenga su color dorado, retíralo y a continuación agrega la cebolla con un poco de sal y sofríela.
  4.  Vierte una cucharada de postre de pimentón y remuévelo hasta que se adhiera al sofrito. Luego reserva.
  5. En una olla pequeña, hierve agua y coloca el huevo.

RECOMENDACIÓN: Puedes colocar los garbanzos a cocinar mientras haces estos pasos.

¿Cuáles son los pasos para preparar el potaje de vigilia?

¿Cuáles son los pasos para preparar el potaje de vigilia?

Luego de tener listo el sofrito junto con el huevo cocido, te enseñaremos los pasos a seguir para preparar nuestro plato protagonista

  1. Coloca una olla a fuego medio, cuando la misma obtenga su temperatura, añade el sofrito y remuévelo.
  2. Agrega las espinadas, un poco de sal y espera que logren un tamaño pequeño.
  3. Deshace el bacalao en trozos pequeños, esto es para que sea más fácil ingerirlos. Añádelo a la olla.
  4. Con mucho cuidado, agarra la olla por las asas y muévela de arriba hacia abajo hasta mezclar todos los ingredientes. Luego baja el fuego por 5 minutos.
  5. En un sartén, agrega el aceite de oliva y fríe una rebanada de pan hasta lograr que dore y esté crujiente.
  6. En un mortero, añade el diente de ajo reservado junto con el pan frito. Tritura hasta lograr un majado
  7. Pasado los 5 minutos, agrega el majado creado en el paso anterior.
  8. Corta en trozos pequeños el huevo ya cocido sin su cáscara, agrégalo a la mezcla y remuévelo.
  9. Hora de servir.

¡BUEN PROVECHO!

OBSERVACIÓN: Este plato no necesariamente debes prepararlo únicamente en semana santa, puedes hacerlo las veces que deseas.

El bacalao es un ingrediente muy importante  y fundamental en este plato, debido a que es el pescado más abundante de su grupo.

RECOMENDACIÓN: Para este plato, los garbanzos secos son los más efectivos y saludable. Si no quieres preparar este plato con los garbanzos cocidos, debes reemplazar el caldo de la misma cocción de los garbanzos por un caldo de pescado o de verduras.

Este plato es  sin duda una receta de cuchara, es por eso que se recomienda servirla bien caliente  justo después de preparar, sin embargo, puedes hacerla de un día para otro, esto hará que los ingredientes obtengan una mejor potencia en cuanto a los sabores, sólo tendrás que calentarla justo antes de servirla.

¿Con qué otro plato puedes acompañar el potaje de vigilia?

¿Con qué otro plato puedes acompañar el potaje de vigilia?

Esta receta es clásica en esta época del año, normalmente suele ser un plato único, sin embargo, puedes acompañarlo con alguna ensalada o con cualquier hortaliza de hojas verdes, esto es para que tengas una mejor digestión.