Quantcast

Qué es el gas natural

El gas natural es una fuente de energía fósil, una mezcla de hidrocarburos gaseosos ligeros que se extrae bien de yacimientos independientes (gas libre), bien junto a yacimientos petrolíferos o de carbón. El gas que utilizamos hoy en día para cubrir las necesidades energéticas de nuestra industria, negocios y hogares se originó hace millones de años como resultado de la descomposición de restos de lodo, arena, piedras y materia orgánica animal y vegetal. Todo esto ha ido acumulándose de forma gradual en diversas capas de la corteza terrestre, como consecuencia de la presión y el calor de la tierra. Estos sedimentos en descomposición quedaron atrapados entre estratos de rocas porosas, formando lo que hoy conocemos como bolsas de gas.

La combustión de este tipo de gas produce además menos gases de efecto invernadero que otros combustibles fósiles como los derivados del petróleo y especialmente que el carbón. Es un combustible amigable con el medioambiente ya que se quema de forma limpia, eficiente y segura, no produce dióxido de azufre, ni partículas sólidas.

Composición del gas natural

 Qué es el gas natural

Aunque su composición varía en función del yacimiento, su principal especie química es el metano al 79-97% (en composición molar o volumétrica), superando comúnmente el 90-95%. Contiene además otros gases como etano (0,1-11,4%), propano (0,1-3,7%), butano (< 0,7%), nitrógeno (0,5-6,5%) o dióxido de carbono (< 1,5%). También impurezas y trazas de hidrocarburos más pesados, mercaptanos, gases nobles, etc…

De similar composición, el biogás se genera por digestión anaeróbica de desechos orgánicos, destacando los procesos de depuradoras de aguas residuales, vertederos, plantas de procesado de residuos y desechos de animales. Durante la extracción, a algunos gases que forman parte de su composición natural se les trata y se les separa por diferentes motivos. Entre ellos, destaca por su bajo poder calorífico, porque pueden condensarse en los gasoductos o porque dificultan el proceso de licuefacción de gases.

El propano, butano y otros hidrocarburos más pesados también se separan porque dificultan que la combustión del gas natural sea eficiente y segura. El agua o vapor se elimina por estos motivos y porque a presiones altas forma hidratos de metano, que obstruyen los gasoductos. Los derivados del azufre son depurados hasta concentraciones muy bajas para evitar la corrosión, formación de olores y emisiones de dióxido de azufre tras su combustión. Por último, y por motivos de seguridad, para su uso doméstico se le añaden trazas de mercaptanos, que permiten su detección olfativa en caso de fuga.

Origen

 Qué es el gas natural

Hace millones de años, se fueron depositando capas de materia orgánica entre los sedimentos del fondo de estuarios y pantanos, en un ambiente muy pobre en oxígeno. Al mezclarse estos sedimentos con partículas arenosas y arcillosas y con restos de organismos vegetales, aumentó la presión y la temperatura y se formó el gas natural.

El gas natural que se creó, cuyas proporciones dependen de la temperatura y presión a que estuvieran sometidas, pugnaba entonces por ascender entre las capas de terreno permeable hasta que quedaba acumulado en lo que hoy llamamos yacimientos o reservas y que se van descubriendo hoy en día. Estos yacimientos de gas natural son, por tanto, una acumulación de hidrocarburos, que pueden encontrarse saturando los poros o las fisuras de las rocas en las que se encuentran. El proceso de extracción del gas natural es muy parecido al del petróleo y su transporte se realiza mediante gasoductos hasta los centros de consumo. 

Características del gas natural

Unión Fenosa

El gas natural se consume tal y como se encuentra en la naturaleza. Desde que se extrae de los yacimientos hasta que llega a los hogares y puntos de consumo, el gas natural no pasa por ningún proceso de transformación.

La estructura molecular más simple del gas natural facilita que queme limpiamente, por ello su combustión no produce partículas sólidas ni azufre. El gas natural es una de las fuentes de energía fósiles más limpia ya que es la que emite menos gases contaminantes por unidad de energía producida. El gas natural es un hidrocarburo formado principalmente por metano, aunque también suele contener una proporción variable de nitrógeno, etano, CO2, H2O, butano, propano, mercaptanos y trazas de hidrocarburos más pesados. El metano es un átomo de carbono unido a cuatro de hidrógeno (CH4) y puede constituir hasta el 97% del gas natural.

Estado natural

Gas

En su estado natural, el gas natural es inodoro, incoloro e insípido, sin embargo para advertir su presencia en caso de fuga se le administra un odorífico (mercaptanos) que le da el olor característico a huevos podridos.

Requiere ignición para su combustión. Su densidad relativa lo hace más ligero que el aire. Por lo que las fugas o emisiones se disipan rápidamente en las capas superiores de la atmósfera dificultando la formación de mezclas explosivas en el aire. Es eficiente y abundante y además, no es corrosivo.

Ventajas

 Qué es el gas natural

Su bajo coste respecto a otros combustibles fósiles. Aunque el precio varía en función del precio del petróleo, la variación no es exagerada, dejando así, un precio medio constante.

También es remarcable su versatilidad, ya que, es posible emplearse en multitud de aparatos distintos. Algunos de ellos son aparatos de calefacción, de cocción, de agua caliente, de máquinas industriales, incluso para generar frío en instalaciones refrigeradoras.