Quantcast

Unicaja Banco y Liberbank destinarán 378 millones a solventar el exceso de capacidad

Unicaja Banco y Liberbank destinarán el 70% de los costes de reestructuración estimados para acometer la fusión en solventar el exceso de capacidad que quedará tras la integración, es decir, unos 378 millones de euros.

Así lo ha indicado el presidente de Unicaja Banco y del grupo resultante de la fusión con Liberbank, Manuel Azuaga, durante la presentación al mercado que ha tenido lugar este miércoles para dar las claves sobre la operación de integración entre ambas entidades aprobada por sus consejos ayer.

Del total de los costes de reestructuración, que alcanzarán los 540 millones de euros totalmente cargados en 2021 contra el ‘badwill’, Azuaga ha confirmado que cerca del 70% corresponderá a ajustes de capacidad, en torno al 25% al deterioro de activos intangibles sin impacto en la ratio regulatoria de capital, y el 5% restante a la integración tecnológica.

De este modo, unos 378 millones de euros irán destinados a acometer los ajustes en plantilla y red de oficinas, unos 135 millones de euros corresponderán al deterioro de activos intangibles y se utilizarán unos 27 millones de euros para llevar a cabo la migración tecnológica de las plataformas.

Una vez la operación de fusión se complete, el ‘nuevo Unicaja’ contará con una red formada por más de 1.500 sucursales y una plantilla que superará los 9.800 empleados, según datos correspondientes a septiembre de 2020.

SEGUIRÁN EL ORDEN LÓGICO DE UNA REESTRUCTURACIÓN

Azuaga y Menéndez han reconocido que tienen unas estimaciones sobre el recorte de empleo y el cierre de oficinas que será necesario, aunque han rechazado realizar algún comentario al respecto. “Cualquier proceso de este tipo se comentará antes con las partes afectadas, debemos seguir el orden lógico”, han remarcado.

Tras realizar un análisis conjunto entre las partes implicadas y una vez hayan finalizado las negociaciones, será cuando el grupo combinado pueda dar las cifras concretas que resultarán de este proceso de integración.

En esta línea, y a pesar de realizar el análisis conveniente sobre los solapamientos, Unicaja Banco y Liberbank continuarán comprometidos con la España vaciada, atendiendo a la demanda de sus clientes y demostrando “arraigo y capacidad de prestación de servicios en las zonas rurales”.

En relación a las sinergias, Azuaga y el consejero delegado de Liberbank y próximo gestor de la entidad combinada, Manuel Menéndez, han explicado que el 90% de los ahorros vendrá de unos menores gastos, mientras que el 10% restante derivará de menores amortizaciones.

Está previsto que la entidad combinada cuente con ahorros recurrentes de costes de aproximadamente 192 millones de euros anuales (de forma plena a partir de 2023), lo que permitirá mejorar “significativamente” la ratio de eficiencia en once puntos porcentuales.

LOS MODELOS IRB MEJORARÁN LA SOLVENCIA EN HASTA 60 PUNTOS BÁSICOS

En otro orden de cosas, Unicaja Banco espera que el consejo de supervisión del Banco Central Europeo (BCE) apruebe los modelos internos de las primeras carteras –préstamos de personas físicas, tanto hipotecarios como con garantía personal– durante el ejercicio 2021.

Esta autorización mejoraría la solvencia del grupo entre 40 y 60 puntos básicos. Posteriormente, se espera que Liberbank obtenga el ‘visto bueno’ a las suyas, aunque está previsto que llegue antes el de Unicaja Banco. “Dependerá de los procesos formales del BCE, no podemos dar la fecha exacta de la aprobación”, ha indicado Azuaga.

Con este nuevo capital, el presidente del grupo resultante de la fusión entre Unicaja Banco y Liberbank prevé buscar una remuneración al accionista “más atractiva”.

DIVIDENDO EN EFECTIVO CON UN ‘PAY OUT’ DEL 50%

De hecho, la intención es proponer en el futuro un ‘pay out’ del 50%, una vez que la situación macroeconómica y sanitaria se haya estabilizado y siguiendo las recomendaciones de supervisor, concretamente sobre los dividendos con cargo a 2019 y 2020.

“Entendemos que la entidad combinada estará en buena posición para pagar dividendo o llevar a cabo programas de recompra de acciones. En la medida de lo posible, una vez eliminadas las restricciones, Unicaja volverá a pagar en torno a la mitad del resultado neto en dividendo y en efectivo”, ha subrayado Azuaga.