Quantcast

Qué es un despido disciplinario

El despido disciplinario se caracteriza por la toma de decisión de los empresarios al finalizar una relación laboral, con un trabajador que haya incumplido con las reglas de la empresa. Este se considera uno de los despidos más habituales que se puede encontrar en el mundo laboral, ya que una de sus causas es de corte subjetivo.

Aunque este es subjetivo no quiere decir que sea opinable. Ya que el despido disciplinario tiene que ser motivado y este puede ser impugnado. Si se llega a tener éxito en su reclamación, el trabajador podría regresar a la empresa, o por lo menos cobrar una indemnización por ser despedido. 

En si este hace referencia a la fiscalización del contrato de trabajo por la voluntad unilateral del empresario. Que están basadas en el incumplimiento contractual por parte del trabajador.

Causas del despido disciplinario

causas del despido disciplinario

Las causas de un despido disciplinario son los siguientes:

  • Haber faltado muchas veces sin ser justificadas o la puntualidad en el trabajo.
  • Ser una persona indisciplinada y desobediente.
  • Realizarles ofendas al empresario, compañeros o familiares de ambos. Pudiendo ser estas verbales o físicas.
  • Abusar de la confianza o transgresión de buena fe que tiene la empresa con el trabajador.
  • Por disminuir el rendimiento que se había acordado, cuando sea sobre todo voluntariamente.
  • Tomar diariamente o consumir sustancias tóxicas que puedan afectar el rendimiento en el trabajo.
  • Acosar al empresario o a los compañeros de trabajo. Estos pueden ser de forma racial, religioso, edad u orientación sexual, entre otras.

Esta lista que se mencionó anteriormente no es taxativa, ya que el convenio colectivo puede encargarse de recoger otras causas que se pueden considerar unas faltas muy graves. Por lo general, incurrir con unas de las faltas mencionadas puede permitir al empresario tomar la decisión de usar el despido disciplinario. 

Formas de realizar el despido disciplinario

despido disciplinario

El despido disciplinario se realiza mediante una notificación escrita, en esta se tiene que reflejar todos los hechos que motivaron a este proceso. Tienen que estar reflejados de una manera clara y precisa, sobre todo indicar la fecha que va surtir efectos. Además, si el trabajador pertenece a la delegación sindical, se le tiene que abrir un expediente contradictorio.

Después se tiene que explicar públicamente lo que en él se establece tanto para el interesado y al frente de los demás trabajadores. Si el trabajador se encuentra afiliado a unos de los sindicatos, el empresario se tiene que encargar de realizar una audiencia previa. Esta audiencia se tiene que realizar con los diferentes delegados sindicales que conforman la empresa.

El incumplimiento de cualquiera de los requisitos formales del despido disciplinario, se tendrá que realizar un nuevo despido. En este se tiene que reflejar todos los requisitos que se van a cumplir, este se podrá realizar durante los primeros 20 días desde que se elaboró el primero. El empresario tendrá el deber de liquidar las retribuciones pendientes de pago hasta la fecha en la que se realizó el despido, y proceder entregar al trabajador el recibo.

¿Cuáles son los efectos que se genera al realizar este tipo de despido?

efectos de este despido

Los efectos de un despido disciplinario dependen de las siguientes calificaciones:

Despido disciplinario calificado procedente

Cuando se habla sobre el despido procedente, hace referencia a que la relación laboral quedará completamente extinta. Además, el trabajador no tendrá que recibir ninguna indemnización por despido alguno. Pero este si tiene derecho de cobrar su finiquito y acceder al paro.

Despido calificado improcedente

En caso de que el trabajador sea calificado como despido improcedente, los empresarios están en su derecho de poder readmitir al trabajador. Es decir, el trabajador recibirá el pago de su indemnización por tener un despido correspondiente.

Salvo que si el trabajador que fue despedido sea representante legal de los sindicatos o representante legal de los demás trabajadores. Esta es una decisión que solo deberá tomar el dueño de la empresa, sin la necesidad de necesitar tercero.

Despido disciplinario cuando se califica como nulo

Si el despido disciplinario que se le va realizar al empleado califica como nulo, este tendrá el derecho por completo de reingresar la empresa otra vez. Además de todo el proceso de reingreso a su puesto de trabajo, la empresa está en el deber de proceder de pagar todos los salarios de tramitación. Donde serían todos aquellos que tenía que haber recibido durante la impugnación si este tuviera trabajando. 

¿Cómo se puede impugnar un despido disciplinario?

como impugnar un despido disciplinario

Para impugnar un despido disciplinario se puede observar lo que establece la ley reguladora de la jurisdicción social. Donde en sus artículos 103 indica como proceder a impugnar este tipo de despido.  El trabajador tendrá a su disposición un plazo de caducidad de 20 días hábiles, en la papeleta de conciliación y demanda debe de señalar lo indicado. Esto es en dado caso que no se llegue ningún acuerdo en la conciliación:

  • Tiene que reflejar la antigüedad que tiene en la empresa, su categoría profesional, salario, lugar de trabajos, así como indicar otros aspectos contractuales.
  • El trabajador tiene que indicar la fecha en la que tuvo el efecto el despido, así como también cuáles fueron las razones por las cuales el empresario tomó la decisión de proceder a realizar el despido disciplinario. En este caso es necesario anexar la carta de despido.
  • Presentar la condición de ser representante legal o la afiliación a un sindicato de la empresa, en dado caso que pertenezca.

El empresario será el que tiene que encargarse de demostrar la veracidad de cuáles fueron los motivos del despido disciplinario. En caso, que el empresario no pueda demostrar lo necesario el despido disciplinario será calificado como improcedente.