Compartir

El Estado deberá pagar casi 12.00 euros en concepto de indemnización a un recluso que fue agredido por otro en la Cárcel de Teixeiro (A Coruña).

Los hechos se remontan a 2016 cuando un preso asestó un puñetazo a otro por una discusión acerca de un sitio libre en un banco. Como consecuencia del mismo, el agredido perdió varias piezas dentales y sufrió una fractura de mandíbula.

Tal y como informa la ‘Cope’ el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) ha condenado a la Dirección General de Instituciones Penitenciarias por no preservar la integridad física del recluso.

El Tribunal entiende que el agresor presentaba “un trastorno explosivo intermitente de la personalidad y un trastorno adaptativo con alteración mixta de las emociones y el comportamiento”, en el momento de los hechos, y es responsabilidad del centro haberlos detectado con anterioridad para tratarlos de manera adecuada.

Así, el gobierno tendrá que pagar, como responsable civil subsidiario, los casi 11.640 euros de indemnización que se pidió en un inicio al procesado en primera instancia.