Compartir

La Policía Local de Cheste (Valencia) detuvo el pasado sábado a un joven de 18 años que presuntamente conducía drogado y sin carné y que huyó de los agentes durante 100 kilómetros.

Según informa ‘Las Provincias‘, el vehículo era una furgoneta propiedad de la madre del arrestado, donde también viajaba una amiga del detenido.

Los policías detectaron que circulaba en sentido contrario, por lo que iniciaron un operativo para darle el alto. Sin embargo el joven no obedeció e intentó darse a la fuga en una persecución que duró cerca de una hora.