Compartir

Las imágenes de dos atracadores armados con grandes cuchillos intentando robar en una farmacia en Tenerife se han convertido en virales.

Encapuchados y vestidos de negro, como si de cacos expertos se tratara, los dos hombres accedieron al local e intentaron saquear las cajas registradoras. Sin embargo, al ser automáticas no pudieron llevarse nada.

Acto seguido, y ante la frustración que tenían, uno de ellos decidió tomar el bolso de una de la clientas. Sin embargo, el otro caco decidió devolvérselo en un gesto de caridad.