Quantcast

Deudalitix protege al empresario y salvaguarda su patrimonio

Emprender es un acto que muchas personas asumen para hacer realidad sus sueños, algo que no es fácil, requiere inversión y esfuerzo por parte de los emprendedores y los beneficios económicos tardan en recogerse.

A su vez, la aplicación de estrategias como la inteligencia financiera permite disminuir o erradicar el endeudamiento de los nuevos empresarios.

Teniendo en cuenta esto, Deudalitix ofrece sus servicios a los autónomos o particulares que se encuentran endeudados amparándose en la Ley de Segunda Oportunidad. En la actualidad, el número de personas que tienen deudas es cada vez más alto debido a la pandemia, por ende, los métodos de cobro invasivos pueden derivar en situaciones como estrés, baja productividad o presión al recibir llamados constantes de cobros.

La importancia de contratar expertos en la Ley de Segunda Oportunidad

En Europa, la Ley de Segunda Oportunidad surgió en 2015 en aras de beneficiar a todas aquellas personas endeudadas que lograran demostrar buena fe con la deuda. Por ello, el despacho legal Deudalitix ofrece sus servicios con un equipo de profesionales expertos en dicha ley, quienes brindan acompañamiento para acordar el pago de la totalidad de la deuda. El apoyo de Deudalitix evita la incertidumbre de los endeudados al defender el patrimonio personal de los empresarios. El despacho protege al empresario al buscar soluciones que salvaguarden sus propiedades y dé cumplimiento a la deuda.

Debido a su estructura, el personal ofrece sus servicios en España y está diseñado para proponer la mejor defensa del patrimonio administrador y sus directivos. Deudalitix es un mediador judicial registrado ante el Ministerio de Justicia por lo que tiene total garantía sobre su funcionamiento, legalidad y ha estado presente desde el surgimiento de dicha ley.

Deudalitix, un aliado experto en proteger al empresario

Deudalitix protege al empresario y salvaguarda su patrimonio, siempre que este cumpla con una serie de requisitos exigidos en la Ley de Segunda Oportunidad. Para que el despacho mediador de deudores represente a un empresario o particular, este debe tener buena fe y evidenciar que sus atrasos en el pago se deben a factores externos. Teniendo en cuenta que la Ley de Segunda Oportunidad ofrece la posibilidad de negociar o reestructurar la deuda, esta también permite la cancelación total de la deuda si los acreedores no aceptan la propuesta de pago del empresario.

Para acceder a este beneficio, además de contar con la representación de Deudalitix, el representado no debe tener anotaciones judiciales o haber aceptado una negociación previa por la deuda. Ellos realizan un acuerdo para la detención de llamadas de cobros. De esta manera, el empresario y particulares tienen la libertad de trabajar sin presiones.