Quantcast

¿Qué hacer ante un despido del puesto laboral?, por Gestionamos Tu Despido

El momento del despido es una de las situaciones más delicadas en la vida de un trabajador. A pesar de la incertidumbre que se genera, es conveniente conservar la mente fría para actuar de la forma más conveniente posible.

Si el trabajador se enfrenta a una carta de despido y en ese momento no cuenta con el asesoramiento de un abogado laboralista, debe firmarla como “no conforme” para poder encarar el proceso con mayor tranquilidad.

Si no lo hace de esta manera, también es posible reclamar el despido y discutir la liquidación. En este sentido, el equipo de Gestionamos Tu Despido, integrado por abogados laboralistas, ofrece servicios jurídicos online, de calidad y a precio fijo para apoyar a los trabajadores que son despedidos.

¿De qué manera proceder ante la notificación del despido?

Todos los despidos deben comunicarse a través de una carta que contenga la fecha a partir de la cual el despido es efectivo y las causas que lo motivan. Hay tres situaciones posibles, ya que los despidos pueden ser objetivos, disciplinarios o colectivos y cada uno comprende requisitos y derechos diferentes.

Es importante saber que no tiene sentido no firmar la carta, ya que no se evita ni retrasa el despido y el trabajador tiene derecho a exigir una copia idéntica antes de estampar su firma en ella. Además, antes de abandonar el puesto de trabajo, hay que recoger pruebas, como documentos o correos electrónicos, de cara a una posible impugnación del despido.

El siguiente paso es comprobar el finiquito, el documento donde la empresa propone la entrega de las cantidades que quedan pendientes de pagar al trabajador. Esto puede comprender distintas categorías como las horas extra, los días trabajados en el mes del despido, la indemnización, los días de vacaciones que no se realizaron y la parte proporcional de las pagas extraordinarias.

Plazos para los reclamos ante un despido

En caso de que se quiera impugnar el despido, hay solo 20 días hábiles para hacerlo. Una vez transcurrido ese plazo, no se podrá reclamar judicialmente contra la empresa. El primer paso para iniciar el proceso judicial es la presentación de la Papeleta de Conciliación ante el servicio de la Comunidad Autónoma correspondiente.

El proceso para impugnar un despido no es sencillo y los posibles defectos de forma pueden arruinar lo que es una justa reclamación de los derechos de un trabajador. La mejor opción en estos casos es recibir asesoramiento de parte de un abogado laboralista como los que forman el equipo de Gestionamos Tu Despido, que ofrece una primera consulta gratuita a través de su sitio web.