Quantcast

Calviño llama a actuar con responsabilidad para proporcionar «estabilidad»

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, ha afirmado que, en estos momentos de «tremenda incertidumbre y mucho ruido ambiente», hay que actuar con «responsabilidad» y proporcionar «elementos de estabilidad y templanza», por lo que ha destacado la importancia de «remar todos en la misma dirección».

Calviño ha realizado estas manifestación en Bilbao en el marco de un encuentro con representantes del Círculo de Empresarios Vascos, que estaba previsto con anterioridad, pero había tenido que ser aplazado.

A su llegada a la Torre Iberdrola, que se ha visto retrasada por un problema con el avión de la ministra, ha sido recibida a la entrada del edificio por el presidente del Círculo de Empresarios Vascos, Javier Ormazabal; su director, Enrique Portocarrero; el integrante de la Junta Directiva de la agrupación empresarial y presidente de Iberdrola, Ignacio Sánchez Galán, y el delegado del Gobierno, Denis Itxaso.

La vicepresidenta ha subrayado la importancia de este tipo de encuentros para compartir su visión con los principales agentes sociales y económicos y, sobre todo, «escuchar y atender las preocupaciones y solicitudes» del empresariado para «captar las prioridades compartidas y orientar bien las decisiones de política económica».

En su intervención, Calviño ha afirmado que «este es el momento de remar todos en la misma dirección», ya que, en un momento de «tremenda incertidumbre y también de mucho ruido ambiente» es «todavía más importante que todos actúen con el máximo de responsabilidad». «Que proporcionemos elementos de estabilidad, de templanza, de confianza, de esperanza para el conjunto de la sociedad», ha añadido.

La ministra ha afirmado que confía mucho en la capacidad de los empresarios y de España para «recuperarse» y «se va a demostrar». A su juicio, esa es la «energía positiva» que les debe guiar para «dejar cuanto antes atrás esta dura pandemia y hablar las 24 horas del día de la recuperación».

La ministra ha señalado que se está en un «momento extraordinario» con doce meses «durísimos» y, desde el punto de vista macroeconómico, se ha vivido una «caída abrupta muy intensa de la actividad sin precedentes».

Calviño ha manifestado que, en estos momentos, los indicadores diarios de actividad envían «señales mixtas» que son «coherentes» con las actuales limitaciones a la actividad y la movilidad establecidas.

En conjunto, según ha apuntado, esos indicadores hablan de esa «ralentización» en los meses de enero y febrero, «en línea» con lo que está sucediendo en todos los países europeos en este comienzo de año.

PREVISIONES

La ministra ha indicado que se está en un momento de «elevada incertidumbre» y, por tanto, son «muchos los factores que están todavía en el aire para poder evaluar o revisar las previsiones».

«Este primer trimestre dependerá de cómo se cierre el mes de marzo, hay señales mixtas, hemos visto una recuperación del consumo eléctrico, un repunte del gasto con tarjeta, un descenso importante de los trabajadores en ERTE, -que es el más importante porque se han reducido en más 160.000 respecto al pico de la tercera ola-, pero el dinamismo del mercado de trabajo en marzo está siendo inferior al de otros años, debido a las restricciones de movilidad existentes», ha añadido.

Calviño ha manifestado que todos los organismos prevén que España será el país europeo que más crezca en 2021 y que esta «senda de crecimiento se va a mantener en 2022».

«Este es el contexto de previsión pero lo que está claro es que no podemos quedarnos con los brazos cruzados, tenemos que seguir actuando como hemos hecho desde marzo del año pasado con determinación, de forma decidida, para seguir haciendo frente respondiendo a esta», ha añadido.

En este sentido, Calviño ha asegurado que tienen «claras» las cuatro prioridades de cara a las próximas semanas. En primer lugar, según ha apuntado, seguir controlando los contagios y acelerando el proceso de vacunación. «La mejor política económica es acelerar la vacunación, en este momento, para que cuanto antes puedan irse desmontando esas medidas de restricción de la actividad y de la movilidad», ha añadido.

En este sentido, ha asegurado que las «noticias son esperanzadoras» y ha precisado que ya se han administrado 5,8 millones de vacunas en España, hay más 1.800.000 personas que están «plenamente inmunizados» y hay una perspectiva de llegada de nuevas vacunas a partir del mes de abril.

ESTABILIDAD FINANCIERA

Calviño ha asegurado que, según vaya aumentando la llegada de estas vacunas, el proceso «se irá acelerando e intensificando». La segunda prioridad es continuar asegurando la estabilidad financiera internacional y mantener una «buena coordinación» de la política fiscal y monetaria.

La ministra ha manifestado que es un «trabajo invisible», pero lo considera fundamental para evitar que se produzcan «episodios de inestabilidad financiera de carácter mundial» que puedan «contagiarse en el ámbito nacional». A su juicio, es clave un entorno de «política monetaria y fiscal de estabilidad» para encarar «la fase final de la pandemia»

Un tercer factor, según ha añadido, es evitar un impacto estructural en el tejido productivo y en el empleo que supusiese un «lastre» para la recuperación.

Por ello, ha recordado que las medidas que se adoptaron en marzo de 2020 iban dirigidas a apoyar al tejido productivo y ha repasado las distintas ayudas, como las líneas de avales públicos «con una magnitud sin precedentes», que han permitido movilizar más de 122.000 millones de crédito.

Tras aludir a otra serie de medidas adoptadas por el Gobierno, ha señalado que a todas las ayudas se han sumado los tres nuevos instrumentos aprobados hace unas semanas con el Real Decreto Ley que espera que este jueves se convalide en el Congreso de los Diputados, que incluye medidas de apoyo a la solvencia empresarial por 11.000 millones.

Calviño ha asegurado que todas estas medidas suponen una movilización de recursos públicos «sin precedentes», que en 2020 equivalen al 20% del PIB y ya tienen previsto movilizar más del 2% del PIB en 2021, unas cifras con un «impacto claro» sobre la deuda pública.

La ministra ha agregado que la cuarta prioridad en política económica es la puesta en marcha del plan de recuperación, transformación y resiliencia porque «las medidas de apoyo al tejido productivo no bastan para que la economía española vuelva a la senda de crecimiento».

Según ha destacado, hay que realizar un «esfuerzo de inversión pública y privada muy importante» si se quiere evitar «el daño a corto plazo y el daño estructural que supondría en este momento una caída de la inversión, como la que suele producirse cuando hay pandemias a lo largo de la historia» y como ocurrió como consecuencia de la crisis financiera de 2008.

La vicepresidenta ha asegurado que el déficit de inversión de España es «un lastre» para el crecimiento potencial y, por ello, cree que la «mejor receta para salir adelante y recuperar cuanto antes el crecimiento económico es inversión, inversión, inversión».

Por ello, se trabaja en el plan de inversión para movilizar más de 140.000 millones de inversión pública de aquí a 2026, empezando en una primera fase por los casi 70.000 millones de transferencias previstas en el Nex Generation-EU.

Calviño se ha referido al plan de recuperación presentado por Euskadi que, a su juicio, está «muy alineado» con el plan del Gobierno para el conjunto del Estado y sus prioridades y es un «input útil». La ministra espera que a partir del segundo semestre se puedan empezar a publicar las convocatorias, las licitaciones, firmarse los convenio y crearse los consorcios para «hacer realidad ese plan de recuperación».