Quantcast

La madre de Gabriel Cruz espera que el TS «se ajuste a la terrible realidad» del crimen

Patricia Ramírez, la madre de Gabriel Cruz, el niño de ocho años que fue asesinado en febrero de 2018 en una finca de Rodalquilar, en Níjar (Almería), ha expresado este domingo su deseo de que la sentencia que dicte el Tribunal Supremo (TS) al revisar la condena a prisión permanente revisable impuesta a Ana Julia Quezada por dicho crimen, «se ajuste a la terrible realidad de lo que allí sucedió».

Así lo ha expresado la madre de Gabriel en un comunicado difundido a los medios después de que esta semana se haya sabido que la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo revisará el próximo 15 de diciembre a puerta cerrada dicha condena a prisión permanente revisable impuesta a Ana Julia Quezada por el asesinato del pequeño, ocurrido hace ya casi tres años.

Los magistrados deliberarán sin vista los recursos presentados contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) que el pasado mes de febrero ratificó la condena impuesta por la Audiencia de Almería a prisión permanente revisable.

La madre de Gabriel ha expresado este domingo el deseo de los padres del niño de que, con dicha revisión del Supremo, el «largo procedimiento judicial» que empezó tras la desaparición del pequeño el 27 de febrero de 2018, «finalice con una sentencia firme» e «irrevocable».

Patricia Ramírez aboga por «una sentencia que le haga justicia no sólo a Gabriel y su familia, sino a todas aquellas personas que, en el afán de encontrar a mi pequeño, trabajaron duro, doblando turnos, sin dormir, con lluvia o sin ella, con profesionalidad, pero sobre todo mucha vocación de servicio, para que se pudiese hacer justicia».

La madre de Gabriel ha explicado que, el próximo 15 de diciembre, el TS tendrá que decidir, por un lado, acerca de las peticiones de la defensa de Ana Julia Quezada, que pasan por una solicitud de «repetición de juicio», otra de «absolución del delito de asesinato para que se considere que fue un homicidio en un momento de arrebato», y la «absolución de los dos delitos contra integridad moral» de los que fue condenada.

Por su parte, la acusación particular que ejercen los padres de Gabriel solicitan al TS que «no estimen el recurso presentado por su defensa para que no se repita el juicio y, sólo en el caso de que decidiesen repetirlo, se tenga en cuenta» su «petición de ensañamiento en base a las pruebas presentadas».

De igual modo, la acusación particular solicita que «no se tenga en cuenta la petición de su defensa y se ratifique la sentencia de asesinato dictada en los dos juicios anteriores y, como consecuencia, la aplicación de la pena de prisión permanente revisable».

Los padres del niño solicitan igualmente que «no se tenga en cuenta» la petición de la defensa de Ana Julia Quezada de «absolución de los delitos de integridad moral» referidos, así como que «se vuelva a admitir el delito de lesiones (psíquicas) por el que ya fue condenada por unanimidad en la Audiencia Provincial de Almería y absuelta por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía reduciendo su condena en seis años».

«Y por último, pero no por ello menos importante en la defensa de Gabriel, pedimos a la sala se tengan en cuenta los testimonios e informes presentados por la acusación basándose en las pruebas de imagen, informes forenses y científicos de la Guardia Civil, la reconstrucción de hechos y las declaraciones de los forenses, en los que se demuestra que los hechos fueron muy diferentes a los que la acusada declara y la gravedad de las lesiones son constituyentes del delito de ensañamiento, muy a nuestro pesar por el dolor que nos comporta», añade la madre de Gabriel en su comunicado.

En nombre de «todos aquellos que lo aman y conocieron, así como el resto que lo hicieron parte de su vida», Patricia Ramírez espera y desea «que se haga justicia en honor a su memoria, y que la sentencia nos asegure que toda esta lucha por defender a nuestro hijo, y a nosotros mismos del daño que nos causó, se ajuste a la terrible realidad de lo que allí sucedió».

«Sólo de esta manera podemos resarcir el daño a su memoria, que el dolor al menos se acompañe de una justa respuesta del sistema de protección judicial y salvaguardar a la sociedad para que estos hechos nunca puedan repetirse», concluye la madre del niño Gabriel.