Quantcast

El Govern defiende que aspira a una «soberanía fiscal plena»

El Govern ha presentado un documento opinativo ante el Ministerio de Hacienda en el que rechaza el concepto de población ajustada y defiende que «aspira y trabaja para conseguir una soberanía fiscal plena«.

El Ejecutivo catalán trasladó estas ideas el pasado viernes en un documento de 10 páginas, en el que asegura que mientras no se alcance esa soberanía debe atender a la solicitud de expresar su opinión sobre las propuestas relacionadas con el modelo de financiación impulsadas por el Gobierno, según han avanzado ‘TV3’ y ‘La Vanguardia’ este domingo.

En concreto, considera que plantear la revisión del sistema de financiación a partir de una propuesta sobre la población ajustada lleva implícito un modelo de reparto de recursos, en lugar de un modelo de autonomía financiera, que ve «muy relevante» para mejorar el sistema de financiación.

En el documento, firmado por el conseller de Economía y Hacienda de la Generalitat, Jaume Giró, se advierte que iniciar la revisión del modelo de financiación con una propuesta sobre la población ajustada viene a indicar que el modelo global que se va a proponer «no va a mejorar la autonomía financiera de las comunidades autónomas«.

«Se vislumbra un modelo en el que van a prevalecer las necesidades de gasto en lugar de considerar como primordial la capacidad tributaria que dispone cada comunidad autónoma. Un modelo de financiación basado en necesidades nos aleja de los modelos de financiación de los países federales más desarrollados«, recoge el texto.

VARIABLES «POCO ROBUSTAS»

También sostiene que la forma como se aproxima a las necesidades de gasto tampoco resulta adecuada porque introduce, por ejemplo, «variables correctivas poco robustas técnicamente» mientras que deja fuera otras que pueden tener una relación directa con las necesidades, con especial incidencia en Catalunya.

En concreto, el Govern no ve justificación suficiente para la incorporación de las dos nuevas variables correctivas: la despoblación y los costes fijos; en el primer caso considera que debería abordarse fuera del modelo de financiación mediante políticas públicas, y en el segundo, no ve argumentos suficientes para su inclusión.

Por ello, cree que el Informe del Grupo de Trabajo sobre el cálculo de la población ajustada remitido el pasado 3 de diciembre de 2021 por el Gobierno «no es propiamente una propuesta de reforma del sistema de financiación«, sino que solamente presenta una propuesta sobre uno de sus elementos, precisamente el que debería plantearse en último lugar.

FASES DEL SISTEMA DE FINANCIACIÓN

El Ejecutivo catalán opina que en primer lugar se debería valorar si se ha producido un desequilibrio vertical entre los recursos del Estado y de las comunidades, para luego decidir cuáles son los impuestos asignados a las comunidades que van a formar parte de su cesta de impuestos.

«En este sentido, y a partir de la necesaria corrección del desequilibrio vertical, debe decidirse si hay que modificar la cesta de impuestos de las comunidades. En este punto debería analizarse también la necesidad de incrementar la capacidad normativa sobre figuras tributarias y asignar a las comunidades un papel relevante en la gestión de dichos impuestos«, recoge el documento.

Finalmente, considera que se tendría que valorar el sistema de nivelación necesario para que ninguna comunidades deba aplicar una presión fiscal superior para poder proveer de un nivel de servicios públicos similar: «Es en este último punto donde entra en juego el cálculo del indicador de necesidades, en este caso, la población ajustada«.

POBLACIÓN

Para mejorar el sistema de financiación, la Generalitat cree que la variable más simple y sencilla de aplicar es la población, que en todo caso «podría corregirse» por el diferencial de precios que hay entre las distintas comunidades.

Asegura que este indicador «sí que refleja las necesidades de gasto«, ya que la población en general es la que recibe los servicios autonómicos y el nivel de precios indica las diferencias de poder adquisitivo.

El mismo 3 de diciembre del año pasado, el Govern ya aseguró que veía difícil que la «infrafinanciación y el déficit fiscal» se puedan corregir con un nuevo modelo de financiación autonómica y advirtió a Hacienda de que el concepto de población ajustada no se ajusta a la realidad de Catalunya.