Quantcast

Qué es el chi

Si eres de los que cree en las vibras y fuerzas energéticas, seguramente sabes que muchos de las técnicas sobre este tema provienen de los países asiáticos. Uno de los conceptos más utilizados en esta área, es el Chi que tal vez ya has escuchado en un montón de ocasiones pero ¿qué es exactamente?

Si deseas saber todo lo relacionado a este concepto chino, te invitamos a seguir leyendo este artículo que sin duda te hará conocer más sobre la cultura de Asia oriental y encontrar una posible solución a muchos de tus problemas.

¿Qué es el chi?

¿Qué es el chi?

Según la historia tradicional de China, el chi representa la energía vital que mantiene conectados y en armonía al cuerpo, mente y espíritu. El equilibrio y estabilidad de esos tres aspectos es lo que proporciona un cuerpo en buen estado de salud. Los antiguos expertos en este poder, alegan que esta fuerza está presente alrededor de todo el cosmos y que ha existido desde siempre.

Su nombre en el idioma mandarín se escribe Qi (气) pero su pronunciación es Chi, su traducción literaria es difícil de expresar, pero muchos lo llaman “aliento” o “viento”, pero la más común es “energía”. Sin embargo, en cada país de Asia se le conoce de otra manera, por ejemplo en Japón es Ki y en Corea Gi y en India se conoce como Prana.

¿Cómo funciona el chi?

¿Cómo funciona el chi?

En teoría, todo organismo vivo es poseedor de Chi, desde humanos hasta animales y plantas, ya que todos por igual absorben aire, agua y alimento. Esta energía entonces, circula uniformemente por dentro de todo el organismo ayudándolo a funcionar como se debe y dándole vida para cumplir con actividades de forma plena.

Muchas veces el flujo de esta energía se ve obstruido, impidiéndole cumplir con su recorrido natural. Esto es lo que según las creencias de China, es la mayor razón por la que se desarrollan las enfermedades, por lo que es necesario intervenir con técnicas especiales para volver a una circulación adecuada. Es por ello que la dieta equilibrada y el ejercicio físico son fundamentales para vivir de forma más saludable.

Principales tipos de chi

Principales tipos de chi

Existen varios tipos de esta reconocida energía y cada uno de ellos cuenta con funciones específicas dentro del organismo. Te enumeramos a continuación las cinco tipos más relevantes del chi:

Chi original

Chi original

Se refiere a la energía de tipo hereditario que viene directamente de los padres, con esta se nace y se crece por el resto de la vida. Es tan vital para el organismo que si se agota de este Chi, se muere.

Chi aglutinador

Chi aglutinador

Este tipo se relaciona directamente con la energía del aire y de los alimentos que se consumen, a su vez las emociones y sentimientos influyen de forma notable en ella. La creación de esta fuerza se crea a partir del Chi Original.

Chi normal

Chi normal

Se le conoce como el chi verdadero, ya que es el resultado de la última etapa entre los dos tipos anteriores. Es este el que circula por todo nuestro cuerpo y mantiene nutridos todos los órganos implicados en el funcionamiento del organismo.

Chi nutritivo

Chi nutritivo

Es el chi encargado de alimentar tanto a los órganos internos y como al resto del cuerpo, por medio de una circulación que sigue el mismo camino que el flujo de sangre. Se origina de todos los componentes nutritivos que se ingieran.

Chi defensivo

Chi defensivo

Al contrario que en la anterior que protege la parte interna del cuerpo, el chi defensivo fluye por el exterior del organismo para defenderlo de las energías negativas del medio ambiente.

El chi en la medicina china

El chi en la medicina china

En la historia de China, el chi no es solo una teoría antigua, sino que representa una realidad absoluta y lógica para la comunidad de medicina del país. Tanto así, que todas las enfermedades que alguien puede padecer, se le atribuyen a una mala circulación u obstrucción en los canales de fluyo de energía. 

Por lo tanto, los problemas relacionados con el chi se expresan en síntomas mentales, físicos y espirituales, los cuales necesitan de técnicas especiales para encontrar el equilibrio y armonía entre todas las partes del cuerpo y que el movimiento de energía sea uniforme.

Una de las técnicas para mejorar el flujo del chi, es la famosa acupuntura. Un tipo de terapia que inserta agujas finas en ciertos lugares estratégicos del cuerpo que es donde están ubicados los mayores puntos de energía. De esta forma, la tensión retenida en estos lugares es liberada y así se eliminan las obstrucciones que impiden la circulación.

El chi en el ámbito espiritual y mental

El chi en el ámbito espiritual y mental

El chi, más allá de ser una fuerza innegable, es visto por muchos como una disciplina que deben dominar. Normalmente está relacionada con otras conductas espirituales como el taoísmo, budismo, yoga y taichí, donde todas requieren de una práctica intensa para mejorar la forma de respiración y que esta se distribuya por todo el cuerpo de una forma más completa. De hecho, existen apps de yoga y meditación más populares.

En algunas artes marciales y deportes, también realizan entrenamientos relacionados con el chi puesto que se tiene la creencia de que concentrar la energía en ciertas partes va a dar un mejor desempeño en cuanto a fuerza y resistencia.

En cuanto a la parte psicológica y mental, existen muchas técnicas para mejorar el chi que son específicas para solucionar síntomas emocionales como el estrés, la ansiedad, depresión y nervios. Por lo que a esta energía también se le atribuyen muchos beneficios que incrementan la paz, armonía y salud mental de los que la practiquen.

En resumen, desde hace siglos el chi es un importante concepto en China, una fuerza intangible, que no se puede medir ni percibir a simple vista, pero que sin duda representa un todo para los seguidores de esa cultura.

Aunque no seas un creyente fiel de esta teoría o si tu cultura establece otras opiniones, si algo cierto en todo esto es la importancia de mantener un equilibrio entre la mente, cuerpo y espíritu para desarrollar la armonía con nosotros mismos y poder vivir plenamente.