Quantcast
miércoles, 28 julio 2021 6:50

Diego Costa: adiós por la puerta de atrás al hombre que transformó al Atlético

El Atlético de Madrid afronta con ilusión la presente temporada en nuestra Liga, todo ello sin perder de vista sus aspiraciones en la Champions, torneo en el que se cruzará con el Chelsea en los octavos de final del cetro que defiende el Bayern Múnich. Un año muy importante y del que prácticamente todas son buenas noticias… salvo la de Diego Costa: el brasileño ha rescindido su contrato con el club y se marcha antes de que acabara su vinculación de junio del 2021.

Una salida que no por sorpresiva es inesperada. Y es que la poca participación del delantero esta temporada (también unida a la llegada de Luis Suárez) hizo que su juego también se viera a un rendimiento que no ha sido el mejor, ni mucho menos, en esta segunda etapa de colchonero. Sin duda, Diego Costa marcó un antes y un después en este Atlético de Madrid, en la que, junto a Simeone, dieron los mejores años de los rojiblancos. Se hicieron fuertes con él, y ahora se despiden cada uno por su lado. Lo repasamos.

Diego Costa fue el germen que hizo al Atlético de Simeone un equipo para hacer cosas importantes

Diego Costa Simeone Atlético

Cuando El Atlético de Madrid recibió a Diego Costa, tenía entre sus manos una fabulosa piedra preciosa capaz de deslumbrar a cualquiera. Sobre todo a través de sus galopadas y definiciones de cara al gol; una preciosidad que, sin embargo, había que limar. Se trataba de dar una educación al fútbol de un jugador que nunca antes había tenido interés por ello.

Poco a poco fue cogiendo el rumbo, y no fue hasta con Simeone cuando el brasileño despertó el amor de todo aficionado colchonero por esa besti que estaba llamada a ser una figura de peso en el cuadro rojiblanco. Con ayuda del queridísmo ‘Profe’ Ortega, el ‘Cholo’ se ocupó de que el delantero pudiese desplegar su mejor fútbol. Y vaya si lo hizo. Pasaron varios jugadores de primera talla sobre el gol colchonero, pero ninguno como Diego Costa. Con él nació ese juego diferente, del todo por el todo.