Quantcast

Críticas a Cs en el Congreso por pedir al Gobierno que fije el debate en el plazo marcado por el propio Sánchez

El portavoz adjunto de Ciudadanos en el Congreso, Edmundo Bal, ha recibido este miércoles críticas desde varios grupos por instar al Gobierno a convocar el Debate sobre el estado de la Nación antes del mes de julio, es decir, en el plazo fijado por el propio jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez.

Bal ha subido a la tribuna del hemiciclo para defender la moción consecuencia de la interpelación que el propio Bal formuló hace dos semanas al ministro de la Presidencia, Félix Bolaños, quien ya confirmó que la intención de Sánchez es convocar el Debate sobre el estado de la Nación en este periodo de sesiones, que acaba el 30 de junio.

Inicialmente, Cs registró un texto en el que fijaba un plazo de un mes para la celebración de esa cita, lo que, como se han encargado de recordarle varios grupos, pillaría al PP en pleno relevo de su liderazgo y a la propia presidenta del partido naranja, Inés Arrimadas, en el puerperio de su segundo hijo, que acaba de nacer.

Después, Bal se autoenmendó para eliminar ese plazo, amparándose en los nuevos acontecimientos derivados de la guerra en Ucrania. Finalmente el texto que se votará este jueves será una enmienda pactada entre Cs y el PSOE que insta al Gobierno a programar el debate de política general en este periodo de sesiones, pero sin señalar una fecha concreta.

Bal ha defendido que el Debate del Estado de la Nación, que no se convoca desde 2015, con Mariano Rajoy aún en Moncloa, es aún más necesario tras el estallido del conflicto entre Ucrania y la Federación Rusa y ha aprovechado para volver a pedir a Sánchez que expulse del Gobierno a Unidas Podemos por no apoyar el envío de armas a la resistencia ucraniana.

Algunas de sus palabras y el hecho de que, tras dos debates en el Pleno, al final vaya a pedir al Gobierno que haga justo lo que prometió, ha provocado que le tacharan de «populista», «teatrero», e «hiperbólico» desde el PP, Unidas Podemos y el PNV, mientras que los socialistas le han rogado que deje de usar la «brocha gorda» para describir la situación del país.

DAR TIEMPO AL PP Y A LA PROPIA ARRIMADAS

La secretaria general del Grupo Socialista, Rafaela Crespín, ha indicado que el PSOE ya apoyaba la moción incluso «antes de que se registrarse», porque el propio Sánchez confirmó en febrero su voluntad de programarlo antes del verano.

Además, ha agradecido a Bal que ya no pida el debate para dentro de un mes porque «no tendría sentido convocar el debate de política general «sin el líder de la oposición». «Nosotros estamos deseosos de debatir porque tenemos las tareas hechas, ha apuntado Crespí, mostrando su deseo de que cuando llegue el momento Ciudadanos abandone la «brocha gorda».

El propio Gobierno, a través del secretario de Estado de Agenda 2030, Enrique Santiago, que ha subido a la tribuna en nombre de Unidas Podemos, ha deslizado que la pretensión inicial de Cs de que el debate se celebrase en abril había debido provocar una «bronca interna» en el partido naranja porque pillaría a su líder, Inés Arrimadas, de permiso de maternidad, dado que acaba de dar a luz.

Mikel Legarda, del PNV, ha rechazado atribuir a «arbitrariedad» del Gobierno la no celebración de esa cita en este periodo, pues, ha recordado ha habido debates de investidura, mociones de censura y comparecencias del presidente por la pandemia. Tras recriminar a Bal su «teatrillo» y su «gesticulación», Legarda también ha advertido de que hay que dar tiempo al PP para que encauce su «reestructuración» antes de convocar el debate.

OPOSICIÓN AL PP

El PP, a través de su diputada Edurne Uriarte, ha mostrado su apoyo a la petición de Cs, lo que no le ha impedido echar en cara a Bal sus «ramalazos populistas» y acusarle de «hacer oposición a la oposición».

También Vox ha secundado la moción. En su intervención, el portavoz de Vox, Iván Espinosa de los Monteros, ha cargado contra el Gobierno, entre otras cosas, por «arrinconar» y «despreciar» al Parlamento.

En la misma línea, la portavoz adjunta de ERC, Carolina Telechea, se ha quejado de que el Gobierno «rehuye» esa cita, lo que considera una «vergüenza democrática». Asimismo, el diputado de Foro, Isidro Martínez Oblanca, y el de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Sergio Sayas, han avanzado su apoyo a la moción de Cs.