Quantcast

Los 2 diputados de UPN no acatan la decisión del partido y votan en contra de la reforma laboral

Los dos diputados de UPN en el Congreso, Sergio Sayas y Carlos García Adanero, no han acatado la decisión de su partido y han votado en contra de la reforma laboral en el Congreso de los Diputados. No obstante, la reforma laboral sí ha sido convalidada.

En un mensaje en Twitter, Sayas ha afirmado: «Votamos no a la reforma laboral. En política lo único que no puedes hacer es algo que no puedas explicar a tus votantes. Somos sus representantes y a ellos nos debemos. Por eso nunca tuve un voto tan difícil como hoy pero tampoco nunca lo tuve más claro».

Por su parte, García Adanero ha dicho en la misma red social: «He votado no a la reforma laboral porque lo contrario hubiera supuesto un claro refuerzo a Sánchez, presidente de España con el apoyo de Bildu. Y lo hago en coherencia con la oposición que estamos realizando desde el primer día, con el respaldo de miles de votantes».

El apoyo de UPN s la reforma laboral fue anunciado la víspera por el presidente del partido, Javier Esparza, que es quien ha estado negociando con el Gobierno. Esta mañana, ambos diputados hicieron pública su discrepancia y, aunque después aseguraron a la prensa que acatarían la decisión del partido, finalmente han acabado votando en contra.

NO HAN HABLADO CON ESPARZA

Sayas, que perdió con Esparza las elecciones internas por el liderazgo de UPN, ha explicado que tanto su compañero como él han votado en contra lo han hecho «cumpliendo estrictamente» los estatutos del partido y que, por tanto, no teme futuras sanciones por haberse saltado la disciplina de voto marcada por UPN.

«No hemos incumplido el mandato del Comité Ejecutivo», ha querido dejar claro Sayas, recalcando que la dirección del partido no les comunicó el acuerdo alcanzado y que, por tanto, han hecho lo que este miércoles ya tenían previsto hacer, que es votar en contra del decreto.

El diputado navarro ha subrayado que ninguno de los dos ha hablado con el presidente de UPN para comunicarles su posición, de la misma forma que Esparza, según aseguran, tampoco les ha llamado a ellos. «No nos llamó, y nosotros tampoco a él», ha indicado.

En todo caso, ha abundado que tanto su compañero de filas como él no sólo representan a UPN sino sobre todo a sus votantes y que no podían hacer otra cosa que rechazar el decreto. «Lo peor que alguien puede hacer en política es tomar una decisión que no puede explicar a sus votantes», ha dicho.

Según ha argumentado, no podían respaldar una reforma laboral viene de un Gobierno en el que está el PSOE, «que en Navarra sumó sus votos a Bildu para quitar a UPN», y de un Gobierno en el que PSOE y Unidas Podemos están llegando a acuerdos con todos los independentistas. «No se nos puede hablar de responsabilidad con España cuando al otro lado se está gobernando con aquéllos que no tienen otro objetivo que destruir ese país», ha apostillado.