Quantcast

El PP vasco critica a Urkullu por ir de «mediador» a Cataluña cuando es «incapaz de solucionar» los problemas vascos

La presidenta del Partido Popular de Bizkaia, Raquel González, ha criticado que el Lehendakari, Iñigo Urkullu, vaya de «mediador» a Cataluña cuando es «incapaz de solucionar» los problemas vascos. Además, ha manifestado que el «giro tan radical y nacionalista extremo» de los jeltzales hace que el PP «no vea correcto llegar a acuerdos con el PNV, que está de espaldas a la sociedad».

En rueda de prensa en Bilbao, Raquel González ha dicho que a los vascos, «al ciudadano de a pie y a los empresarios», lo que les preocupa es «la desorbitada factura de la luz», asunto que «no ocupa» a los dirigentes del PNV «que sacan pecho y dicen que son negociadores y conseguidores» pero «solo consiguen que nos llegue una factura de la luz descomunal, más ruina, más incertidumbre y más preocupación».

En ese sentido, ha criticado, en referencia al encuentro entre el Lehendakari y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, que Urkullu «se sentaba a hablar de los problemas catalanes, se va a otras comunidades a hacer de mediador, pero se olvida de los problemas que tienen en su comunidad, probablemente porque se ve incapaz de solucionar los problemas de los vascos y va por ahí de pacificador en otras provincias».

En esa línea, se ha referido al acuerdo pactado por el Gobierno central y ERC para que las plataformas digitales cumplan una cuota de producción en catalán y ha criticado que en Euskadi «lo hacemos a golpe de talonario, como se hace siempre todo aquí, pero con el dinero del contribuyente, no con el dinero del PNV». Así, ha dicho, «nos anunciaban en ETB que vamos a tener nuestro propio Euskoneflix, no necesitamos que los presupuestos generales lo organicen, ya lo pagamos del bolsillo de todos los vascos».

Raquel González no cree que al ciudadano de a pie le preocupe «si puede ver ‘El juego del txipiron'», sino que considera que están «más bien preocupados por las vacunas suficientes, que no las hay, esperando a la tercera dosis los adultos y esperando la dosis infantil por debajo de los 9 años, que ayer se abrió la vacunación y siguen quedando muchísimos niños de 5 a 9 años que no tienen todavía su fecha de vacunación».

«GIRO RADICAL Y NACIONALISTA EXTREMO»

La presidenta del PP de Bizkaia ha manifestado que el «giro tan radical y nacionalista extremo» de los jeltzales hace que el PP «no vea correcto llegar a acuerdos con el PNV, que está de espaldas a la sociedad». González ha recordado que los populares han presentado más de mil enmiendas a los presupuestos vascos y «ninguna ha sido de momento aceptada, y no creo que estén todas mal».

Según ha dicho, sus enmiendas están «recogidas en la calle en las reuniones que mantenemos con la sociedad», pero al PNV «no les interesa, porque no se han preocupado de las verdaderas necesidades de los vascos». «Cuando vuelvan a mirar a los vascos a los ojos, cuando bajen a esos peldaños donde está el PP ahora mismo, ahí podríamos encontrarnos», ha afirmado.

Además, Raquel González ha asegurado que las familias se preocupan por «elegir el centro y el modelo educativo para sus hijos» y se ha preguntado «qué nos vamos a encontrar cuando comience en enero la matriculación». En ese sentido, ha alertado de los «reproches y represalias» que comienzan a darse «si pides que se cumpla la ley y que tu hijo tenga el castellano y el idioma oficial de la comunidad en su aula, como en el caso de Canet».

Tras criticar que no haya habido «ni una sola denuncia pública de los dirigentes del País Vasco» en relación a lo ocurrido con los padres de una niña de cinco años que pidieron clases en castellano en Canet de Mar, González ha dicho que el PP «lo denuncia pública e institucionalmente» y, por ello, presentarán una declaración en todas las instituciones de España, incluidas las vascas, «pidiendo apoyo para esos padres que están sufriendo un acoso descomunal» y para pedir «una enérgica condena a esa campaña de acoso» y solicitar «apoyo y solidaridad con esa familia, porque esto no es política, es humanidad».

Asimismo, ha recordado la campaña de cartas ya iniciada por los populares en todo los pueblos vascos y del resto de España para «hablar de lo que de verdad importa al ciudadano», con la que, según ha dicho, «desmontaremos las mentidas que nos llegan desde el Gobierno central».

En Euskadi, ha indicado, avisarán «de lo que viene, como la carta blanca para eliminar a los más preparados y colocar a los más amigos que ha negociado el PNV en los Presupuestos Generales del Estado, para modificar el estatuto básico de los habilitados nacionales». «El PNV no pide vacunas, no pide la aceleración del AVE o que se ayude a nuestros empresarios, pide convertir al País Vasco en un oasis de colocación a dedo», ha censurado.

En ese sentido, ha advertido de que «a los que van a colocar es a quienes fiscalizan las cuentas municipales, alcaldes ahora con manos libres para gastar lo que quiera, como el alcalde de Trapagaran que compra la comida del perro con cargo a las cuentas municipales».

Tras denunciar que se trata de «una vulneración manifiesta de la Constitución y un ataque frontal al estado de derecho», ha advertido de que el PNV «lo va haciendo por la puerta de atrás, y poco a poco van nacionalizándonos más, nos van apartando de España y nos van dejando encerrados en su botxo y bajo sus direcciones tiránicas».

TRIPARTITO

En ese sentido, ha considerado «una mala noticia para todos los vascos» el «tripartito de PNV, PSE y EH Bildu», que trae a Euskadi políticas única y absolutamente de izquierdas, que invierten mucho más en nacionalismos y mucho menos en los intereses y las necesidades de todos los vascos».

Así, ha criticado que el Gobierno Vasco anuncie 609 millones de euros para «abrir seudoembajadas en Corea o Japón», mientras que «empresas familiares que llevan décadas dando empleo se han visto desbordadas por la pandemia y no han recibido las ayudas que tantas se les han prometido y tienen que bajar la persiana».

«También anunciaban no hace mucho 550 millones para euskaldunización, lo que hace ya más de 1.100 para sus cositas, a lo que sumamos sus preocupaciones por los beneficios penitenciarios o por el nuevo estatuto de buenos y malos vascos que vuelve a poner encima de la mesa Otegi, que ya sabemos que es ahora el que lo maneja todo», ha censurado.

Ante esta situación, ha pedido al PNV que «vuelva la mirada a la realidad, que baje peldaños hasta llegar a la calle, como hacemos el PP que ahora mismos somos la única alternativa constitucionalista en esta tierra». «Que no desesperen los vascos, porque sí hay esperanza contra estos cuatro jinetes del apocalipsis, PNV, PSE, Bildu y Podemos», ha asegurado, para añadir que el PP es «la alternativa real al PNV que ha perdido la visión de los problemas reales» y Pablo Casado es «la alternativa al problema que tenemos en el Gobierno central».

PASAPORTE COVID

Por otro lado, sobre la implantación del pasaporte covid, ha dicho que pueden estar a favor de su uso para «dar seguridad a la ciudadanía», pero ha defendido que «no se pueden cargar las tintas siempre sobre la hostelería, que no son los culpables», sino que «hay que dar medios y facilitar a las personas que tienen que poner eso en marcha, porque no se puede convertir nuestro hosteleros en policías».

«Antes de poner una medida en marcha hay que tener preparado cómo lo vas a hacer de la manera más factible y, sobre todo, consultar con los que van a ser quienes van a sufrir las consecuencias», ha concluido.