Quantcast

Las escuelas gallegas con un único docente dispondrán de un botón para que los niños avisen en caso de emergencia

Las escuelas públicas gallegas atendidas por un único docente dispondrán de un botón para que los niños puedan avisar en caso de que se produzca una emergencia.

Los centros que cumplan con los requisitos para implantar la medida, pensada para escuelas unitarias, infantiles e integradas que en algún momento de la jornada estén atendidas por un único profesor, contarán con este dispositivo.

Así, los alumnos podrán alertar a los servicios de emergencia en el caso de que el docente se encuentre indispuesta. Al accionar el botón se emitirá un aviso al 061 para que envíe los medios necesarios al centro.

Además, los profesionales de la central del 061 podrán comunicarse a través de un altavoz con los alumnos para atenderlos y calmarlos hasta la llegada de los profesionales de emergencias.

Otra de las características del sistema es que puede descolgarse de la pared para ser llevado a otros puntos del centro e incluso fuera de él, según detalla la Xunta en un comunicado.

Este viernes, los conselleiros de Educación, Román Rodríguez, y Sanidade, Julio García Comesaña, han visitado en Moraña la Escoal de Educación Infantil (EEI) de Amil, uno de los centros que ya cuentan con este sistema.

«Somos conscientes de que tanto el alumnado como el profesorado pasan una gran parte de su tiempo en los centros educativos y por eso es imprescindible saber responder de manera ágil y adecuada a este tipo de emergencias o eventualidades», ha señalado Román Rodríguez.

Según ha concretado, la Xunta ha repartido 151 de los 175 botones que estarán operativos en las escuelas unitarias y colegios rurales agrupados que dispondrán de un sistema que la Administración autonómica no descarta implantar «en todos los lugares donde sea necesario».

Por su parte, el titular de Sanidade puso el acento en la importancia de reforzar las medidas de seguridad en los centros educativos, donde también llevan a cabo programas de reanimación cardiopulmonar o el conocido como ‘Alerta Escolar’.

Sobre este último, García Comesaña ha apuntado que el programa, creado en 2007, ha logrado la inscripción en estos años de casi 8.000 estudiantes con distintas patologías, desde alergias a epilepsias o diabetes.

Por su parte, el programa formativo de reanimación cardiopulmonar será ahora ampliado a todo el profesorado, ya que antes únicamente llegaba a los docentes de educación física.