Quantcast

Salsa mandarina: el acompañamiento perfecto del pollo asado

La salsa mandarina es una de las mejores opciones entre las salsas cítricas para acompañar el pollo asado. Gracias a su dulce sabor y al toque exacto de acidez que tiene cuando se encuentra madura, esta fruta combina a la perfección sin necesidad de añadir azúcar adicional.

Para acompañar la carne de ave, las salsas de toques agridulces son las más resultonas. Y si aunado a esto, tomamos en consideración que la temporada de máximo esplendor de la mandarina se encuentra cerca, es comprensible que se busque aprovechar su sabor. Te invito a preparar esta sencilla salsa para que acompañes el pollo asado y te deleites con su sabor.

La salsa de mandarina una de las mejores para acompañar el pollo

Nada se compara al placer de disfrutar un pollo asado acompañado de una buena salsa. Y es que, si de por sí esta carne es sumamente nutritiva y deliciosa, cuando se acompaña con una salsa de gran sabor, la experiencia termina siendo sencillamente fenomenal.

Más allá de la tradicional salsa de mostaza y miel, la mandarina se impone como una de las frutas aprovechables de esta temporada. Como te he mencionado, gracias a que su sabor es dulzón y cítrico a la vez, no requiere de la adición de grandes cantidades de azúcar para poder disfrutarla, lo que la convierte además de deliciosa, en completamente saludable. 

   

Forma la salsa mandarina

Salsa mandarina: el acompañamiento perfecto del pollo asado
Foto: Pixabay

Una vez obtenido el zumo de las mandarinas y cuando tengas los gajos perfectamente limpios, coloca todo en la sartén y cocínalo junto a la cebolla y el ajo.

Gracias a los azúcares propios de la mandarina, la salsa comenzará a tomar espesor a medida que se evapora el líquido. Si notas que está muy líquida, sigue uno de los consejos de Arguiñano para espesar las salsas y espera un poco para que haga efecto.