Quantcast

¿Qué factores psicológicos en el deporte sirven para aumentar el rendimiento?

¿Sabías que la psicología está intrínsecamente relacionada con el rendimiento deportivo? La motivación, la concentración, el afán de superación… todos estos elementos se relacionan con el control de la mente y el trabajo con uno mismo.

De hecho, muchos deportistas de disciplinas diversas aseguran que el entrenamiento mental es esencial para poder rendir más y conseguir mejores resultados. Pero ¿qué factores psicológicos en el deporte sirven para aumentar el rendimiento? ¡Aquí te lo contamos!

La importancia de la psicología para aumentar el rendimiento deportivo

Cada vez son más los deportistas que apuestan por no solo entrenar su cuerpo, sino también entrenar la mente. De hecho, encontramos formación especializada en aplicar la psicología en el deporte y, así, conseguir unos mejores resultados en las competiciones. La escuela de negocios Unisport es un gran ejemplo de este tipo de oferta formativa.

A continuación, vamos a analizar cuál es la importancia de la mente en el deporte con una serie de conceptos que se pueden aprender en un máster en psicología deportiva. Te lo contamos.

La fuerza psicológica es necesaria para competir

Cuando los deportistas compiten sobre el campo o la pista, ponen a prueba sus conocimientos y su técnica. Pero, también, su resistencia mental. De hecho, el potencial innato o la destreza pasa casi a un segundo plano cuando estamos en una competición, pues la tensión y los nervios del momento pueden jugar una mala pasada al deportista si este no cuenta con una buena fuerza psicológica.

Para poder estar totalmente preparado para competir es importante contar con algunas pautas que nos permitirán mejorar nuestro rendimiento y conseguir llegar hasta las metas que nos hayamos planteado.

Motivación para poder rendir al máximo

Está claro que, si se quiere estar al máximo nivel, es importante contar con la motivación adecuada para competir y procurar ganar. La motivación es el motor mental de un deportista, es la fuerza que le empuja a conseguir sus objetivos y a seguir luchando, cueste lo que cueste.

Confianza en uno mismo

Otro de los factores psicológicos que son clave para aumentar el rendimiento deportivo es la autoconfianza. Creer en un mismo, en las propias capacidades y en los conocimientos que se tiene es esencial para “crecerte” en la competición y poder lograr los resultados deseados.

En muchas ocasiones, la falta de confianza puede generar tensión e inquietud en el deportista y que, al final, termine fallando; pensemos, si no, en la alta presión que viven a veces los futbolistas de élite cuando deben marcar un penalti. Creer en uno mismo es el primer paso para triunfar.

Concentración

Por supuesto, nada de esto funcionaría si no podemos controlar un aspecto básico en la vida y en el ámbito deportivo: la concentración. Estar pendiente de lo que haces en todo momento, no perder la mirada en otros puntos que puedan distraernos y tener la mente centrada en nuestros objetivos.

Controlar las emociones

Ya lo hemos dicho más arriba, pero volvemos a remarcarlo porque es un factor psicológico muy importante: la situación tiene que estar controlada en todo momento. Ni los nervios, ni el miedo, ni la inseguridad debe apoderarse de nosotros porque, al final, pueden ser decisivos en nuestro rendimiento. Las emociones pueden tomar el control y hacer que nuestra técnica o nuestras habilidades pasen a un segundo plano.

La importancia de establecer objetivos

Una técnica que puede ser muy interesante para aumentar el rendimiento consiste en fijar unos objetivos a corto y a medio plazo que puedan ser conseguidos. De esta forma, se trabaja la motivación del deportista y se visualiza una meta cercana y posible. Un error que cometen muchos deportistas es ponerse metas demasiado grandes o ambiciosas: lo mejor es ir paso a paso, cumpliendo micro-objetivos y, poco a poco, ir consiguiendo labrar el camino que se desea. Como dice el refrán: “Sin prisa, pero sin pausa”.

Técnicas de relajación

Incorporar técnicas de relajación en nuestro día a día puede ser una gran ayuda a la hora de competir. Se puede optar por practicar meditación, por pasear escuchando música, por realizar yoga, por hacerse masajes, etc. Cualquier elemento que nos ayude a destensar y relajar la mente es un buen aliado para conseguir estar en mejores condiciones mentales y dar el máximo durante la competición deportiva.