Quantcast

SEO/BirdLife y Ben Magec piden paralizar los proceso de autorización de tres minas de Lanzarote

Las organizaciones ambientales SEO/BirdLife y Ben Magec – Ecologistas en Acción Canarias han solicitado la paralización de los procesos de autorización de tres minas a cielo abierto planteadas sobre un espacio protegido como es la Zona Especial para la Protección de las Aves Islotes del norte de Lanzarote y Famara.

Así, ambos colectivos han presentado alegaciones a los tres proyectos, ya que consideran necesario que, antes de dar luz verde a este tipo de actuaciones, se complete la elaboración del Plan de Ordenación de Recursos Naturales (PORN) del Archipiélago Chinijo, que incluye a la mencionada ZEPA, porque supone realizar «modificaciones sustanciales» en el espacio.

Por ello, tanto SEO/BirdLife como Ben Magec han solicitado a las consejerías de Turismo, Industria y Comercio, así como a la de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias suspender los procedimientos relativos a las autorizaciones y trámite ambiental de los aprovechamientos de recursos en las canteras ‘Amada’, ‘Los Piquillos’ y ‘Cantera Blanca’, según han informado ambas organizaciones ambientales en nota de prensa.

Esta solicitud la realizan al entender que, según determinan los artículos 180 de la Ley 4/2017, de 13 de julio, del Suelo y de los Espacios Naturales Protegidos de Canarias y 23 de la Ley 42/2007, de 13 de diciembre, del Patrimonio Natural y de la Biodiversidad durante la tramitación de un Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) o delimitado un espacio natural protegido y mientras no disponga del correspondiente planeamiento regulador, «no podrán realizarse actos que supongan una transformación sensible de la realidad física y biológica que pueda llegar a hacer imposible o dificultar de forma importante la consecución de los objetivos del Plan».

En relación con esto último, tanto Ben Magec – Ecologistas en Acción como SEO/BirdLife consideran que los proyectos de mina a cielo abierto «suponen una transformación sensible» de la ZEPA.

Al respecto, el delegado de SEO/BirdLife en Canarias, Yarci Acosta, ha indicado que el Jable de Famara «es el depósito eólico más importante de Canarias y uno de los referentes naturales de la isla» que «por desgracia» está en un proceso «de deterioro paulatino», por lo que entiende que «no» se puede permitir que su degradación «cueste la pérdida de un espacio clave para la biodiversidad canaria».

Por otro lado, ambos colectivos han presentado un informe emitido por el Grupo de Investigación sobre Ecología y Conservación de Aves del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en el que se expone que las extracciones de áridos «afectarían gravemente a la subespecie canaria de avutarda hubara», que está considerada «en peligro de extinción» en el Catálogo Español de Especies Amenazadas.

El informe añade que la pérdida o alteración de su hábitat «es uno de los principales problemas que afectan a su conservación y cualquier modificación de hábitat por actividades extractivas incumpliría la Directiva 92/43/CEE sobre Hábitats (LIC) y la Directiva 2009/147/CE sobre Aves (ZEPA)».

Además, apunta a que el informe del CSIC confirma que, tras haber realizado el censo de la población de hubaras de Lanzarote en 2018, se prevé que el tamaño de la población de la isla es de 440-452 individuos, por lo que tiene uno de sus núcleos «más estables y con un mayor número de individuos precisamente en el Jable de Muñique-Soo-Famara, zona afectada por la extracción de áridos».

En cuanto a la relevancia de este jable arenoso para dicha especie, explican, que se mantiene puesto que, en los anteriores censos, ya aparecía como uno de sus principales enclaves dentro de su ámbito distribución en Canarias.

Sin embargo, lamentan que los proyectos planteados, además de los potenciales impactos sobre la hubara, afectarían a otras especies que utilizan ese hábitat, como por ejemplo el corredor sahariano, el alcaraván y el camachuelo trompetero, pudiendo tener «impactos significativos» sobre el resto de las especies que conforman una comunidad ornítica terrestre que se puede calificar como única, tanto a nivel nacional como internacional: halcón de Eleonora o «aleta», alimoche majorero o «guirre», lechuza majorera, cuervo grande, entre otros.

Asimismo citan a otros vertebrados presentes en la zona como los reptiles, con dos especies, lagarto atlántico y perenquén majorero, y los mamíferos, entre los que mencionan a la musaraña canaria; así como entienden que se debe destacar la relevancia de este espacio para otros grupos faunísticos, tales como es el caso de los invertebrados y de la flora autóctona propia de los ambientes áridos del archipiélago canario.

Finalmente, la coordinadora estatal del área de minería de Ecologistas en Acción, Elena Solís, ha subrayado que «preocupa mucho el deterioro continuado de este espacio singular que se está viendo sometido a unas amenazas tan graves que ponen en grave riesgo los valores que atesora».