Quantcast

El Vaticano coordina un sistema de saneamiento cloacal en centros sanitarios

El Dicasterio para el Servicio del Desarrollo Humano Integral del Vaticano está coordinando un sistema para limpiar las aguas residuales e implantar una infraestructura de saneamiento cloacal en cerca de 150 centros sanitarios de 23 países.

Una iniciativa que se enmarca en el «Proyecto WASH» (acceso al agua potable, al saneamiento y a la higiene) en centros sanitarios de la Iglesia que está impulsado además junto a numerosas congregaciones y obispos, además de Caritas Internationalis y Global Water 2020.

«Se está llevando a cabo una evaluación detallada en unas 150 instalaciones sanitarias en 22 países (desde pequeños dispensarios hasta hospitales). También se están evaluando los recursos económicos y humanos que son necesarios para mejorar de forma sostenible las condiciones de agua, saneamiento e higiene y cumplir con las normas adecuadas en materia de infraestructura, equipamiento, mantenimiento y formación», han detallado en una nota de prensa sus organizadores.

En la práctica se trata de un proyecto para auditar y verificar los sistemas de desagüe de los centros sanitarios en áreas situadas en países en vías de desarrollo que incluyen pequeños dispensarios y grandes infraestructuras hospitalarias.

Al frente de esta iniciativa está la Orden Hositalaria de los Hermanos de San Juan de Dios (Fatebenefratell) con 400 centros sociales y sanitarios en 52 países. El hermano Ángel López, director de la Oficina de Misiones y Cooperación Internacional de la Curia General, explica que «el agua, además de ser un recurso insustituible de primera necesidad, es para nosotros uno de los medios más importantes y económicos para prevenir y mejorar la salud de las personas de todas las edades».

Por su parte el Secretario General de Caritas Internationalis, Aloysius John, asegura que esto ayudará a «prevenir la propagación de nuevas enfermedades y a garantizar una atención digna a los y las pacientes en los centros sanitarios».

Los resultados preliminares de la evaluación revelan la necesidad urgente de actuar en algunos ámbitos. Si bien las conclusiones del informe final se publicará a finales de este año El Vaticano ha hecho un llamamiento a las organizaciones interesadas para que se sumen a esta iniciativa.

Este proyecto nació el año pasado coincidiendo con la publicación del documento «Aqua fons vitae». «La importancia del agua y el saneamiento, con la COVID-19, es más evidente que nunca ya que sin agua y sin la higiene adecuada, la vida de miles de millones de personas corre peligro», han señalado desde el Dicasterio.

En agosto de 2020, el Dicasterio envió una carta a todos los obispos del mundo instándoles a ayudar a garantizar las condiciones adecuadas de agua, saneamiento e higiene «en todos los centros de salud de la Iglesia católica, con el fin de tratar a los pacientes de forma segura, prevenir la transmisión de la COVID-19 y de otras enfermedades, así como para proteger al personal médico y a los capellanes», y a orientar a su personal, «para responder a la situación terriblemente precaria que viven algunos centros de salud que operan en zonas pobres o aisladas.»