Quantcast

El Prado recupera su «ADN» con la exposición de las pasiones mitológicas

El Museo del Prado ha presentado la exposición ‘Pasiones mitológicas: Tiziano, Veronese, Allori, Rubens, Ribera, Poussin, Van Dyck, Velázquez’, que estará hasta el próximo 4 de julio, con la que recupera «obras que forman parte de su ADN» de colección real, tal y como ha explicado el director del museo, Miguel Falomir.

El centro de esta muestra es la reunión por primera vez desde el siglo XVI –cuando salieron de España– de las 6 ‘poesías’ que Tiziano pintó para Felipe II. Este logro, que ya ha sido visto en la National Gallery de Londres y viajará posteriormente a Boston, era algo «imposible» hasta hace poco.

«Es un anhelo de todos los directores de museos de pintura antigua, pero hasta hace poco no podía ser porque existían dudas de autorías y algunas instituciones tenían prohibido prestar estas obras», ha señalado el director del Museo del Prado, donde además de las ‘poesías’ podrán verse otros cuadros relacionados con estas pinturas mitológicas.

‘Andrómeda y Perseo’ de Veronese, ‘Paisaje durante una tormenta con Píramo y Tisbe’ de Poussin o ‘Las hilanderas’ de Velázquez son algunos de los cuadros que acompañan a las pinturas de Tiziano. Falomir ha defendido la ‘obligación’ del Prado para «hacer algo distinto» –el resto de museos únicamente han exhibido o exhibirán las 6 ‘poesías’–, ejemplificándolo con ‘Las hilanderas’.

«Cuando Velázquez pintó ese cuadro –que incluye una poesía de Tiziano–, fue una declaración de intenciones. La fábula de Aracne representa el progreso continuo de las artes y cómo una generación mejora a la anterior. Velázquez estaba admitiendo que pertenecía a la tradición pictórica de Tiziano», ha apuntado.

Además del propio Falomir, el jefe de conservación de pintura flamenca del museo, Alejandro Vergara, es el otro comisario de la muestra –patrocinada por la Fundación BBVA–. «Una cosa interesante de la mitológia clásica es que no hay una Biblia ni un texto fundacional, por lo que es abierta: hay muchos que lo interpetan a su manera y los poetas son conductores de esta tradición». ha señalado en declaraciones el comisario.

Una muestra de ello sería por ejemplo el ‘Venus y Adonis’ de Tiziano, donde el autor italiano fue «capaz de inventar» una escena, con el abrazo de Venus que no aparece en los relatos de Ovidio. Este abrazo pasó posteriormente de pintura a literatura, en obras de Shakespeare, Lope de Vega o Góngora.

«Estas obras mitológicas permiten viajar a un lugar muy distante y a la vez, darnos cuenta de que tenemos los mismos problemas: el dolor que causa la pérdida o el gozo del amor. Son cuestiones que no comprendemos ni tenemos control y los antiguos lo convierten en relato, que son objeto de reinterpretación poética a lo largo de los siglos», ha señalado Vergara.

VISITA VIRTUAL

Falomir ha insistido en el hecho de que fueron obras que «eran espacios para la libertad». «Estamos ante algunas de las obras más libres del siglo XVI y XVII y en parte fue por estar menos sujetas a condicionantes que las obras religiosas», ha destacado, recordando cómo por ejemplo el Veronés innovó con una pintura religiosa como Tiziano con Venus y Adonis y, en su caso, tuvo que rendir cuentas ante la Inquisición.

«Son obras pasionales porque son andanzas sexuales de mortales y dioses, pero también por lo que han generado en otros artistas», ha añadido Falomir. Por primera vez, el Museo del Prado ofrecerá también una visita virtual a la exposición, con el mismo precio que el de las audioguías y en torno a los 40 minutos de duración.