Quantcast

Parroquias de la diócesis de Valencia refuerzan su atención a las familias ante la ola de frío

Las parroquias de la diócesis de Valencia han reforzado la atención a las familias sin recursos atendidas por las Cáritas parroquiales, ante la ola de frío causada por la borrasca Filomena que durante este fin de semana ha cubierto de nieve las localidades del interior de la Comunidad Valenciana, según han informado fuentes del Arzobispado.

Así, el párroco de San Pedro y San Pablo de Ademuz y de las localidades del Rincón de Ademuz, con algunas aldeas que han quedado incomunicadas por las fuertes nevadas, Ignasi Llópez Sorolla, ha explicado que se está realizando “un seguimiento continuo a las familias por parte de los voluntarios, para asegurarnos de que están bien y tienen todo lo necesario para hacer frente a esta ola de frío”.

Como medida frente a la bajada generalizada de las temperaturas, desde la Cáritas parroquial de Ademuz se han entregado mantas, estufas y leña a todas las familias que lo han solicitado y se ha duplicado la ayuda que mensualmente se entrega en forma de vales para canjear en los supermercados, “para que tuvieran total libertad para gastar estos recursos en lo que más necesiten y no les falte de nada”.

Por su parte, en previsión a la temporada de frío, en la Cáritas Interparroquial de Alcoi “se ha puesto en marcha el dispositivo habitual que hacemos todos los años y la borrasca nos ha cogido preparados”, ha señalado José Luis Llopis, párroco de la Natividad de Nuestra Señora Santa María, aunque “por suerte, sólo ha nevado en las montañas y no ha afectado a la población”.

Igualmente, el coordinador de la Cáritas Interparroquial, Santiago Segura, ha destacado las 460 bombonas de butano que durante toda la temporada de frío se irán entregando a las familias que las necesiten para hacer frente al frío.

Se trata de una campaña “muy establecida en Alcoi, a la que la gente responde muy bien”, en la que mediante una hucha virtual se llevan recaudando fondos desde el puente de diciembre “para que nadie pase frío en estas fechas”. Estos fondos sirven para adquirir vales, que los usuarios de Cáritas pueden canjear por bombonas de butano para sus estufas. En total, se están beneficiando de esta iniciativa “unas 200 familias de la localidad y alrededores”.

En Gandia, la Cáritas Interparroquial junto a otras entidades, pusieron en marcha un plan de emergencia durante el fin de semana para alojar a personas sin techo en el centro hogar María Teresa Marqués.

Además, en el colegio de Santiago Apóstol de Marxalenes, en Valencia, regido por la congregación de los Cooperadores de la Verdad, y en la parroquia de San Miguel y San Sebastián de la capital se dio cobijo durante el fin de semana, ayer y hoy, a una veintena de personas sin hogar, al tiempo que diversas asociaciones católicas y parroquias han intensificado el reparto de mantas a sus usuarios.

En otras parroquias de la diócesis de Valencia, como las de la localidad de Requena, también se duplicaron las ayudas a las familias de Cáritas para la Navidad y los meses de frío.