Quantcast

¡Un despilfarro! El carísimo regalo de Reyes de Aurah a Jesé Rodríguez y otros lujosos que han causado polémica

En la mayoría de las casas de España los Reyes Magos este año han sido algo más humildes de lo habitual. La situación económica de las familias españolas, después de un año difícil, no era la más boyante. Y regalos no han faltado, pero tampoco ha habido los derroches ni grandes regalos. Sin embargo, hay casas en las que la crisis no se ha notado, en las que el dinero ha seguido entrando a espuertas y han podido permitirse unos desaforados regalos de Reyes. Ahí está, por ejemplo, el regalo con el Aurah Ruiz ha querido sorprender al futbolista Jesé Rodríguez.

La celebritie canaria no escatimó en gastos para agasajar a su novio y padre de su hijo. Y no era para menos pues, después de varios años alejada de Rodríguez, estos últimos meses han retomado su relación y han vuelto a hacer vida de pareja normal y enamorada. La ocasión lo merecía, sin suda, y Aurah se rascó la cartera para ofrecerle a su pareja un regalo a la altura de las circunstancias. «Los reyes se portaron durísimo», ha escrito en sus redes sociales el futbolista para dar a conocer el carísimo presente que le había dado su pareja.

Patricia Steisy se ha portado muy bien

aurah-reyes

Patricia Steisy se ha portado muy bien este año. Al menos eso parece a juzgar por los muchos regalos que le han dejado en su salón los Reyes Magos. En su cuenta de Instagram compartió una serie de fotos en las que se ve el salón de su casa lleno de regalos, tanto que casi no hay un solo centímetro de sofá libre para poder sentarse. Todo está ocupado por bolsas de Versace, Foot Locker, Camper, Prada, Oisho...A las fotografías, en las que se ve a una Steisy radiante, les acompaña un texto en la que exconcursante de MYHYV explica lo que significa para ella un día tan especial como el de los Reyes Magos.

“Hoy ha sido mágico, ni en las mejores películas americanas había visto cosa igual. Mi novio @pablito_pisa me juró que se iba a encargar de que tuviese las navidades que me merecía y se iba a contar y a vengar todos esos años que de alguna forma, (porque bastante se esforzaban) se quedaron cortos. Yo pensaba “no te queda náh”, pero me limitaba a sonreír porque el hecho de esforzarse para hacerme unas navidades felices ya se merecía que le devolviera una sonrisa como una capital, qué mínimo. Al levantarme esta mañana, como si me hubiese poseído aquella niña de 9 años, esperaba algo diferente, pero no esto. Mi cara de asombro y el impacto al ver todos estos regalos me han hecho llorar sin parar”.