Quantcast

Siete trucos para aplanar tu vientre después de Navidad

¿Has ganado unos kilitos, como siempre, en Navidad? ¿De repente una preciosa barriguita se ha dibujado en tu perfil? Si temes que toda esa grasa pueda quedarse contigo en 2021 y pretendes deshacerte de ella, toma papel y boli -si es que todavía existen- y apunta los trucos que vamos a darte para reducir tu vientre lo más posible. Esto sí que será ‘aplanar la curva’ y no lo del ministro Illa.

Para tener un vientre plano no solo bastaría con entregarte a una de esas famosas dietas milagrosas. De hecho, una buena alimentación y ejercicio regular debería ser el ‘plan A’ que tendríamos que haber puesto en marcha hace tiempo, pero ¿existen remedios adicionales más inusuales y que funcionen de manera rápida?

No decimos que vayas a quedarte así, pero puedes intentarlo.

Hoy te traemos siete trucos saludables que ayudarán a formarte hábitos que faciliten que consigas tener un vientre plano, tanto a corto como a largo plazo.

COMIDAS PROHIBIDAS PARA TENER UN VIENTRE PLANO

La clave principal para tener un vientre plano es que tenemos que recurrir a alimentos que sean de fácil digestión, ya que en el caso contrario vamos a sufrir de distensión abdominal debido a los gases.

Si necesitamos un vientre deshinchado, existen comidas que evitar en nuestro menú del día. Por ejemplo, debemos desterrar los chicles, las bebidas con gas, platos muy grasos o fritos, y alimentos como el brócoli, la coliflor o las coles de Bruselas. Aunque tengamos el concepto de que las verduras son la mejor opción a la hora de adelgazar, estás en lo correcto. Depende de cómo cocinemos las verduras estas nos ayudarán o dificultarán en nuestro objetivo.

Deberíamos evitar, todo lo que podamos, los platos muy grasos o fritos.

ALIMENTOS QUE NOS AYUDARÁN A CONSEGUIR UN VIENTRE PLANO

Existen grandes aliados nutricionales para conseguir un vientre liso exprés tras los excesos de Navidad. Los lácteos sin lactosa aseguran digestiones ligeras y combaten la hinchazón; el té negro equilibra nuestros niveles de cortisol para luchar contra el estrés (el principal enemigo de un vientre plano saludable); el chocolate negro ayuda a una digestión pausada y es saciante; y los espárragos contribuyen a un estómago menos hinchado por su poder diurético.

Elige aquellos ingredientes que sean más de tu gusto e inclúyelos en tu dieta. Podrás comenzar a observar resultados en muy poco tiempo. Has de tener en cuenta, aun así, que cada persona es un mundo, y que cada organismo reaccionará de manera diferente.

Si necesitas comer algún dulce, que sea chocolate negro.

AUNQUE NO LO CREAS, MADRUGAR AYUDA A ADELGAZAR

Un estudio de Northwestern Medicine concluyó que aquellos que se despiertan en torno a las 11 de la mañana tienden a consumir, de media, 250 calorías más, la mitad de fruta y productos frescos, y el doble de fast food que la gente que se levanta antes.

Las citadas anteriormente son tres prácticas que favorecen digestiones más lentas y que pueden inflar la zona abdominal. No queremos decir que haya que reducir las recomendadas ocho horas de sueño: lo que sí debemos hacer es situarlas en la porción adecuada del reloj. Esto es algo que tampoco suele respetarse en Navidad, cuando tenemos vacaciones y dedicamos parte de nuestro tiempo a descansar.

¿A qué hora se levanta este hombre entonces? ¿No ha cogido peso en Navidad?

USA ROPA QUE POTENCIE OTRAS PARTES DE TU CUERPO

Este sabemos que realmente no es ni un truco en sí, pero sí que es una fuerte ayuda para la motivación. Consiste en potenciar otras partes de nuestro cuerpo para lograr un efecto más simétrico, equilibrado y esbelto, a través de nuestra elección de ropa.

Así, podremos utilizar faldas, pantalones pitillo, y tops que dejen parte de los hombros a la vista crean un efecto armonioso y ayudan a aumentar el efecto “vientre plano”. Como en todo en esta vida, “no es solo serlo, sino parecerlo”.

La ropa que escojas también puede determinar cómo se comporte tu vientre. Navidad.

MEJORA TUS POSTURAS DE ESPALDA

Una buena postura puede convertirse en el efecto óptico más poderoso. Mantener la espalda recta contrarresta el “efecto michelín” que entra en conflicto con el vientre plano; pero además ayuda a eliminar la hinchazón en el vientre.

Un plus: los ejercicios respiratorios son uno de los básicos para mantener el vientre plano a largo plazo, y mantener la postura correcta es el primer paso para entrenar los músculos del abdomen. No hace falta que te curtas todavía a abdominales como Jose María Aznar, pero al menos mantén bien la postura y aprende a respirar. Notarás cambios palpables.

Solo con mejorar nuestra postura ya conseguiremos mucho.

MASTICAR BIEN LA COMIDA INFLUYE

Te lo habrán repetido tus padres veinte mil veces cuando eras pequeño: “Mastica bien la comida antes de tragarla”. Pues bien, ya no es solo por el riesgo de atragantarnos que se hace recomendable la práctica, sino que se ha descubierto que puede acabar influyendo directamente en la calidad de tu digestión y, por tanto, en la forma de tu vientre.

Toda ayuda al estómago es poca: cuanto más procesada llegue la comida, más fácil será conseguir un vientre plano y absorber los nutrientes adecuados. Según un estudio de la universidad china de Harbin, lo ideal sería masticar cada porción hasta cuarenta veces antes de deglutirla. No sabemos si has respetado mucho esta regla en Navidad.

Se recomienda masticar hasta cuarenta veces un alimento antes de ingerirlo.

PARA TENER UN VIENTRE PLANO, CÓMETE EL ARCOIRIS

No es nada literal, tranquilo, hemos dicho que iban a ser unos trucos muy sencillos. Más bien, se trata de una regla visual muy fácil de recordar: cuanto más llamativo sea el color de una fruta o vegetal, más posibilidades tiene de tratarse de un alimento positivo para eliminar toxinas y deshinchar, así, el vientre.

Con todos los consejos que te hemos dado, más alguna dieta que puedes elegir de entre las que hemos publicado en QUÉ!, podrás por fin tener el abdomen que deseas tras los excesos de esta Navidad que recién ha terminado.

Cuidado no te atragantes de arco iris buscando conseguir un vientre plano después de Navidad.