Quantcast

Pekín redobla su presión sobre Ant Group, que se desploma en Bolsa

Las autoridades chinas han dado un paso más en sus críticas hacia Ant Group, la firma de servicios financieros matriz de Alipay controlada por Jack Ma, fundador de Alibaba, cuyos planes para protagonizar en noviembre la mayor OPV de la historia quedaron en el limbo al incumplir los requisitos fijados por los reguladores, y a la que el Banco Popular de China ha instado a acometer una profunda revisión de sus actividades, provocando un descalabro de casi el 8% en la cotización de Alibaba.

En una entrevista publicada por el Banco Popular de China (BPC), el subgobernador de la institución, Pan Gongsheng, revela que la entidad y otras autoridades financieras chinas mantuvieron una reunión con Ant Group este fin de semana en la que advirtieron a la fintech de “la necesidad de cumplir con los requisitos estándar de supervisión y formular un plan de rectificación de las deficiencias detectadas, así como un calendario de implementación lo antes posible”.

En este sentido, el subgobernador del BPC señala que se ha informado a Ant Group de la necesidad de llevar a cabo cambios en áreas comerciales clave, incluyendo el retorno de la fintech a sus orígenes de servicios de pago, mejorar la transparencia de las transacciones y prohibir estrictamente la competencia desleal.

Asimismo, también se ha exigido a la firma financiera que sus servicios de crédito operen de acuerdo con las leyes y regulaciones para proteger la privacidad de los datos personales, así como el establecimiento de sociedades financieras de cartera de conformidad con la ley y la implementación estricta de los requisitos reglamentarios para garantizar un capital suficiente, además de mejorar el gobierno corporativo.

En su análisis, las autoridades chinas consideran que, de acuerdo con las leyes financieras, regulaciones y requisitos regulatorios, el mecanismo de gobierno de Ant Group no es sólido; la conciencia legal es indiferente, mientras que los requisitos de cumplimiento regulatorio son desafiados y se produce un comportamiento ilegal de arbitraje regulatorio, además de aprovecharse de ventajas de mercado.

“Ant Group debe ser plenamente consciente de la gravedad y necesidad de la rectificación, cumplir con los requisitos estándares de supervisión y formular un plan de rectificación y un calendario de implementación lo antes posible”, señala Pan Gongsheng, añadiendo que la entidad mantendrá una estrecha comunicación con Ant Group y escuchará plenamente sus opiniones y sugerencias.

“Como empresa con una influencia significativa en el campo de la tecnología financiera y la economía de plataformas, Ant Group debe cumplir conscientemente las leyes y regulaciones nacionales, integrar el desarrollo corporativo en la situación general del desarrollo nacional y asumir seriamente las responsabilidades sociales corporativas”, apunta.

La semana pasada, la Administración Estatal de Regulación de Mercado China anunció la apertura de una investigación sobre Jack Ma, el fundador del imperio del comercio electrónico Alibaba, por “presunto comportamientos monopolísticos”, como instar a vendedores a elegir una sola plataforma de ventas entre dos competidores.

La apertura de esta investigación representa el último de una serie de reveses para el hombre más rico de China, después de la frustrada salida a Bolsa en Hong Kong y Shaghái a principios del pasado mes de noviembre de Ant Group, que se anticipaba como la mayor OPV de la historia, poco después de las críticas vertidas por Jack Ma al impacto de la regulación china sobre la innovación.

Ant Group tenía previsto debutar en Hong Kong y Shanghái en lo que sería la mayor salida a Bolsa de la historia al estimarse una recaudación de 133.656 millones de dólares hongkoneses (14.097 millones de euros) y 114.944 millones de yuanes (14.372 millones de euros).

Además, en ambas transacciones Ant Group se reservaba la opción de colocar hasta 250,6 millones de títulos adicionales en caso de sobresuscripción de la oferta (‘green shoe’), lo que hubiera elevado el monto de la operación en otros 4.360 millones de euros.

DESPLOME DE ALIBABA.

Las acciones de Alibaba reaccionaban a las presiones de Pekín con una caída del 7,98% en la Bolsa de Hong Kong, donde cotizaban a 210 dólares hongkoneses, su precio más bajo desde finales del pasado mes de junio, tras perder un 15% de su valor desde el miércoles pasado, antes de conocerse la apertura de la investigación.

El desplome de la cotización de Alibaba se produjo a pesar de que la compañía anunció este lunes su intención de incrementar hasta los 10.000 millones de dólares (8.185 millones de euros) el importe de su plan de recompra de acciones propias, frente a los 6.000 millones de dólares (4.910 millones de euros) iniciales.

“El programa de recompra estará vigente por un período de dos años hasta el final de 2022”, informó la multinacional, que comenzó su ejecución este trimestre.