Quantcast

Vidrio y plástico, las basuras marinas más frecuentes en el mar balear

Un estudio del Centro Oceanográfico de Baleares del Instituto Español de Oceanografía (IEO) ha concluido que el vidrio, y en segundo lugar los plásticos, son las basuras marinas más frecuentes en el mar balear.

Las investigadoras del IEO analizaron diferentes aspectos en áreas expuestas a presiones humanas, como los factores que determinan la distribución de los plásticos o la ingesta de microplásticos por especies de fondo.

Estos estudios se han realizado a lo largo de los últimos cinco años y forman parte de una tesis doctoral defendida con éxito el pasado mes de noviembre por Carme Alomar en la Universitat de les Illes Balears (UIB), bajo la dirección de las investigadoras Salud Deudero y Beatriz Guijarro.

Según ha informado el Centro Oceanográfico de Baleares en una nota de prensa, el estudio trabajó la cuantificación y caracterización de las basuras marinas en las Islas. El nexo entre la ingesta de plásticos en especies con diferentes niveles tróficos (peces, tiburones y rayas, cefalópodos y crustáceos) y la abundancia de plásticos depositados en el fondo marino se ha analizó de manera simultánea.

Además, se estudió mediante biomarcadores la incidencia de microplásticos en el sistema digestivo de dos especies de fondo de interés comercial como el salmonete (‘Mullus surmuletus’) y la pintarroja bocanegra (‘Galeus melastomus’).

Los resultados evidencian que, tras el vidrio, los plásticos son la segunda fracción de basuras marinas más abundantes, con un valor medio aproximado en peso de tres kilos por cada kilómetro cuadrado.

Además, se ha demostrado que la distribución de éstos viene determinada por factores geográficos como el área de estudio, la distancia a la costa y la profundidad.

También se encontró ingesta de microplásticos en el 45% de las especies estudiadas, lo que sumado a la presencia de plásticos en las mismas áreas, evidencia la relación entre estos dos indicadores de basura marina. La ingesta de microplásticos por el salmonete es mayor que en la pintarroja bocanegra.

Finalmente, se demostró que el uso de biomarcadores puede ser efectivo para el estudio de la respuesta fisiológica de los peces a la ingesta de microplásticos, ya que se ha visto que aquellos individuos que ingieren plásticos presentan una mayor actividad enzimática, concretamente de la glutatión S-transferasa (GST).

“Estos resultados aportan información valiosa para la gestión pesquera y ambiental a escala local, aunque podrían extrapolarse a escala regional y global debido a la presencia ubicua de la basura marina”, ha detallado Carme Alomar.

Alomar ha abogado por tener en cuenta “la identificación de áreas más expuestas a la polución por plásticos”, como el noroeste y suroeste de Mallorca, a la hora de desarrollar planes de conservación y gestión.