Quantcast

Un pecado dulce: cómo hacer un flan de dos chocolates sin necesidad de horno

El flan debe ser considerado uno de los pecados más dulces y deliciosos del mundo. Sus sabores van desde chocolates intenso con caramelo hasta un sencillo sabor de naranja o coco. Lo cierto es que es el postre más sencillo y adorado por todos.

No obstante, los sabores sencillos no son los únicos que pueden realzar al flan, pues el chocolate negro y blanco también forman parte de los sabores estrellas. Aunque parece insólito y poco creíble, la existencia de un flan de dos chocolates (dos tonalidades y sabores) es posible y para todo aquel que lo ha probado sabe que es una combinación explosiva e imposible de resistir.

Aunque el chocolate negro es más popular en las recetas de postres, juega un papel fundamental en la preparación del flan. Pero esta vez su protagonismo es compartido con el chocolate blanco, que equilibra el sabor y se fusiona con el caramelo tradicional.

Curiosamente hay flan de chocolate oscuro solamente, y es que el chocolate oscuro tiende a ser la primera opción para las tortas, helados y pudines. Mientras que el blanco no es tan atractivo visualmente, pero eso no lo hace menos delicioso.

Entre chocolates blanco y negro

Un pecado dulce: cómo hacer un flan de dos chocolates sin necesidad de horno

Hablando sobre el tema controversial del chocolate, la mayoría de los reposteros prefieren el chocolate negro antes que el blanco. Aunque ambos son chocolates, no tienen las mismas características y a continuación te muestro parte de ellas.

  • El chocolate negro es un alimento compuesto principalmente de cacao, no debe tener menos del 35% del mismo en su composición. Mientras que el chocolate blanco puede contener hasta un mínimo de 20% de cacao y contiene sólidos de leche y azúcar.
  • Otra de las grandes diferencias es que el chocolate blanco no contiene «sólidos de cacao» pese a tener un leve porcentaje. Además, se dice que la manteca en el chocolate blanco no se deriva del cacao. Mayormente esta manteca se deriva de vegetales o de animales.
  • Otra característica por la que siempre el chocolate negro es la opción, es porque al comerlo se puede sentir la textura crujiente. Mientras que el chocolate blanco es de textura más débil.

Ambos funcionan perfectamente en la repostería y en especial en decoraciones y rellenos, pero mayormente la opción principal es chocolate negro. Ya sea por su color, sabor y textura, es el que más sabor a cacao tiene y eso es primordial en las diferentes preparaciones reposteras.

Lea TAMBIÉN: COMO HACER UNOS PANECILLOS DE LECHE DELICIOSOS EN 30 MINUTOS

Sin olvidar que el chocolate negro está asociado con beneficios para la salud, mientras más negro y amargo más saludable. Pues se dice que mientras más oscuro sea es mayor su concentración de cacao.

¿Cómo preparar flan de dos chocolates?

¿Cómo preparar flan de dos chocolates?

Sin importar cuál sea el favorito de cada quien, en esta receta de flan vamos a fusionarlos para crear una mezcla asombrosa, suave y exquisita que seguro te va a encantar. Lo mejor de todo es que es super sencilla, rápida y sin horno.

¿Qué necesitas?

  • 200 g chocolate blanco
  • 200 g chocolate negro o con leche
  • 500 ml nata
  • 500 ml leche
  • Caramelo para la base del molde
  • Galletas rectangulares
  • 2 sobres de cuajada

Preparación

¿Cómo preparar flan de dos chocolates?

Lo primero que debes hacer es cubrir el molde con caramelo líquido. Debe quedar todo bien cubierto y reservas.

En un envase, mezcla 250 ml de leche con un sobre de cuajada. Mientras en una olla, coloca el chocolate blanco troceado junto a 250 ml de nata y cocina a fuego lento hasta obtener un chocolate derretido. Remueve para no dejar grumos.

Luego añade la leche con la cuajada y sigue removiendo a fuego medio hasta que la mezcla haya hervido.

Retira y coloca sobre el molde que previamente cubriste con caramelo. Deja que temple un poco.

Ahora bien, cuando notes que la capa de chocolate blanco haya enfriado pero notes que aún está sin cuajar del todo, coloca una capa de galletas. Coloca en el frigorífico y deja enfriar.

A continuación, mezcla en una olla el resto de la leche con el otro sobre cuajada. Aplica el mismo procedimiento y derrite el chocolate junto a los 250 ml de nata que restante.

Une las mezclas y cocina a fuego medio hasta que hierva. Recuerda no dejar de remover.

Deja que la mezcla temple un poco y cuando notes que la capa de chocolate blanco haya cuajado de forma perfecta, añade la capa de chocolate negro encima con mucho cuidado. Recuerda comprobar que la primera está suficientemente firme para soportar la capa del chocolate negro.

Nuevamente añade una capa de galletas y lleva al frigorífico durante 4 a 5 horas hasta que notes que el flan ha cuajado completamente. Recuerda que ambas capas deben estar firmes de lo contrario se correrá.

Listo, desmolda en un envase frío y sirve con una porción de galleta o helado. También puedes añadir más caramelo líquido si prefieres o decorar con fideos, virutas o perlitas de chocolate blanco y negro, alternándolos.