Quantcast

Morbid: The Seven Acolytes es un RPG pixel muy desafiante

Los indies aprovechan finales de año para intentar vender algo más de cara a Navidad. Estos juegos que a veces pasan muy desapercibidos, ahora que ya han salido los grandes juegos, tienen más ojos puestos encima. Este Morbid lo ha desarrollado el estudio Still Running y nos presenta un RPG estilo soulslike que juega con lo lovecraftiano. Vamos a ver de qué trata esta interesante historia.

En la tierra de Mornia los Gahar han poseído a sus siete acólitos y han acercado todos lo grotesco de su lugar. Nosotros somos un miembro de la Orden de Dibrom y deberemos restaurar la paz en Mornia. Para ello, debemos destruir a todas las criaturas que nos vayamos encontrando y que están sumiendo a este mundo en el caos absoluto.

Morbid es un título lleno de enemigos, escenarios gigantescos, zonas ocultas, secretos y riesgo. Comenzamos en una playa y empezaremos a saber de lo que se trata esto. Con nuestra espada deberemos ir haciendo frente a los primeros enemigos que nos encontremos. Tenemos una barra de vida y otra barra de aguante. A medida que esquivemos o ataquemos, este aguante se irá acabando.

Sangre y gore en formato pixelado

Morbid: The Seven Acolytes es un RPG pixel muy desafiante

Esto lo ha cogido prestado de otros juegos soulslike. También hay otra barra, la de cordura. Nos ha parecido un elemento muy interesante porque, cada vez que usemos algunos objetos o nos hagan daño, se reducirá. Que la cordura se reduzca significa que el juego va a ser más complicado. Van a ir resucitando enemigos ya muertos y será todo más difícil. Así que habrá que echarle un ojo a esta cordura.

Cuando nos matan no perderemos ni experiencia ni nada por el estilo. Iremos al punto de control donde hubiéramos descansado por última vez. Son altares en donde guardamos la partida o subimos el nivel. La subida de niveles se realiza a través de bendiciones que encontramos por el escenario. Así mejoraremos la vida, la experiencia, el daño… etcétera. Pero estas bendiciones solo se podrán aplicar en los altares.

Como pasa con otros juegos soulslike, en Morbid el mundo está interconectado. Deberemos explorar cada nivel y adentrarnos en lo desconocido para tener que volver y conseguir objetos y armas valiosas. No hay mapas y habrá que ir quedándonos por dónde hemos ido para no perdernos hacia adelante. Pero esto es algo que nos ha gustado bastante, la libertad y la incertidumbre que da, lo ofrecen pocos juegos.

Aunque Morbid nos pone frente a innumerables criaturas de lo más horroroso, también cuenta con unas cuantas armas distintas para hacerles frente. Podremos mejorar las espadas y el resto de armas con gemas que encontraremos. Deberemos gestionar el inventario en todo momento para ir siempre con el mejor equipo posible. Incluso en muchas ocasiones deberemos dejar abandonadas armas para poder seguir recogiendo.

Si vamos rápido y a lo loco nos dejaremos muchos cofres y bonus. Pero si nos ponemos a explorar, los encontraremos. Y con ellos, ciertos jefes inmensos y subjefes temibles. Es lo malo y a la vez lo bueno de Morbid. Si queremos asumir el riesgo de encontrar buen equipo, deberemos saber lo que hay por delante, que son peligros. Eso sí, la recompensa está equilibrada al peligro al que nos enfrentamos.

Morbid: Lovecraftiano y con un estilo oscuro

Morbid: The Seven Acolytes es un RPG pixel muy desafiante

Morbid es un juego bastante gore en el que las vísceras y las criaturas están por doquier. Sin embargo, tiene una estética de pixel que hace que todo se suavice bastante. También ayuda la vista cenital. Su apartado artístico es muy bueno y si te gusta lo oscuro y lovecraftiano, Morbid es un acierto.

En cuanto a la parte de sonido, la banda sonora de Morbid nos ha gustado bastante. Esta llena de toques oscuros y tétricos que te ponen la piel de gallina mientras vas avanzando. También tiene temas especiales para los encuentros con enemigos mayores. El juego viene traducido al español, algo que se agradece.

Morbid The Seven Acolytes es una nueva aventura que mezcla géneros RPG y soulslike que encantará a todos los amantes de este tipo de juegos. Un título realizado por el estudio finlandés Still Running y que te hará quedarte pegado a la pantalla hasta que te lo pases. Te va a dar unas 12 o 15 horas de diversión. Si te gusta el género, ni te lo pienses. Es una buena inversión.