Quantcast

Las unidades de críticos de Castilla y León albergan menos pacientes que el número de camas disponibles

La ocupación de camas de críticos ha descendido en las últimas semanas en Castilla y Léon, lo que permite que por primera vez desde hace más de un mes el número de camas ocupadas en estas unidades en los hospitales de la comunidad, 328, se sitúe por debajo del total que tenían disponible al inicio de la pandemia, 331 según los datos de la Junta.

La ocupación hospitalaria en Castilla y León acumula un sensible descenso en la última semana, con un total de 1.067 pacientes ingresados por COVID-19 tanto en planta como en UCI según los datos de este viernes, casi 300 menos que hace una semana, lo que sitúa la ocupación de camas por pacientes con el virus por debajo del 15 por ciento por primera vez desde que se ofrece este dato, lo que supone que el nivel de riesgo de este indicador desciende de ‘muy alto’ a ‘alto’.

No obstante, lo previsible es que en los datos de este domingo y este lunes la ocupación sufra un repunte, como suele suceder debido a que en los fines de semana se firman menos altas hospitalarias mientras siguen ingresando pacientes.

Según la web de datos abiertos de la Junta de Castilla y León, este viernes los hospitales de la Comunidad tenían ocupadas 328 camas en unidades de atención a pacientes críticos, mientras que según Sanidad la cifra de camas disponibles al inicio de la pandemia era de 331, con lo que la ocupación es del 99 por ciento.

Sin embargo, todos los hospitales de la Comunidad tienen habilitadas camas para críticos en otras unidades, lo que permite ampliar la capacidad para atender a estos pacientes más graves. De hecho, en cuatro de ellos el número actual de enfermos críticos de COVID-19 supera la referencia inicial de camas disponibles.

Se trata del Hospital Universitario de Burgos, que tiene 54 pacientes críticos frente a las 42 camas habilitadas inicialmente –posteriormente ha ampliado el servicio a otras 35 camas; el Río Hortega de Valladolid, con 42 pacientes de Covid frente a una capacidad inicial de 33 camas –ahora dispone de 48 extendidas–; el Clínico de la ciudad vallisoletana, con 65 pacientes críticos frente a los 57 espacios habilitados inicialmente –ahora tiene 84 en total–; y el Complejo Asistencial de Palencia, con 25 pacientes críticos sobre 20 camas inicialmente habilitadas y un total de 40 espacios contando las zonas extendidas.

DESCIENDE EL NIVEL DE RIESGO

El porcentaje de camas de hospitalización ocupadas por pacientes con COVID-19 se ha situado este viernes en un 14,4 por ciento, por lo que rebaja el nivel del 15 por ciento establecido para determinar el riesgo ‘muy alto’ según los indicadores del denominado ‘semáforo COVID’.

Así, el riesgo determinado por la ocupación de las camas de hospitalización en el conjunto de Castilla y León pasa a ser ‘alto’, aunque hay tres provincias que se mantienen en ‘muy alto’, Burgos con un 19,2 por ciento; Zamora con un 17,4 por ciento y Palencia, con un 16,33 por ciento.

En el caso de la ocupación de camas de cuidados críticos por pacientes con COVID-19 el porcentaje general es mucho más elevado, con un 39,1 por ciento, lejos del 25 por ciento establecido para rebajar el nivel de alerta a ‘alto’. Solo la provincia de Segovia, con un 21,4 por ciento, estaría en ese nivel.