Quantcast

Esto es lo que tienes que andar para adelgazar: trucos y consejos

Este año hemos echado en falta muchas cosas. Pero, durante los más o menos dos meses y medio que duró el confinamiento domiciliario, echamos de menos sobre todo caminar, poder salir a andar sin rumbo. Una actividad física moderada, sin fatiga de ningún tipo, pero al mismo tiempo muy sana y saludable. Tanto para nuestro cuerpo como para nuestra mente, pues está más que demostrada que salir a pasear contribuye a mejorar de forma notable nuestro estado de ánimo. Y, en caso de que estemos pensando en adelgazar, salir a caminar debe de ser uno de los pilares de ese proceso.

Pero, por supuesto, no vale con andar hasta la vuelta de la esquina o con darse un paseíto de quince minutos. Sin duda que eso nos vendrá bien y nos hará sentir mejor, pero si lo que queremos es adelgazar deberemos esforzarnos un pelín más para conseguirlo. Si queremos tomarnos en serio el adelgazamiento, y quitarnos unos cuantos kilos de encima, tampoco nos valdrá caminar de cualquier manera, con las manos en los bolsillos y mirando a las musarañas. Existen ciertas técnicas y formas de caminar que nos hacen perder peso a una mayor velocidad.

Cómo andar para adelgazar

Como habrás imaginado, hay ciertas técnicas y modos de caminar que maximizan el ejercicio y movimiento y, por tanto, nos hacen adelgazar más. El primer punto es caminar bien erguido, con la espalda recta y el cuello también. Debemos ir moviendo los pies a la altura de la cadera, sin sacarlos demasiado hacia los lados, y doblar los codos unos 90 grados. Algunos expertos en la cuestión sugieren prestar atención sobre todo al pie trasero, y cuidarnos mucho de que toda la planta del pie toca el suelo en algún momento.

En definitiva, se trata de levantar el pie del suelo como si estuviese pegado con velcro. Si lo hacemos de ese modo, estaremos moviendo una gran cantidad de músculos en los pies y en las piernas. Si además movemos los brazos al mismo ritmo en el que lo hacemos con las piernas, sumamos una nueva vía de ejercicio que nos hará quemar todavía más calorías. Siguiendo esta técnica, puedes intentar coger un ritmo de 130 pasos por minutos para alcanzar una actividad óptima.