Quantcast

La subida del alquiler de la vivienda incrementa la demanda de plazas en residencias universitarias

El notable ascenso que se está observando en la demanda de plazas en residencias de estudiantes y colegios mayores se debe, en parte, al incremento del precio de alquiler de pisos.

Las residencias universitarias vuelven a ser una opción preferencial entre los estudiantes que comienzan su formación en una ciudad alejada de sus lugares de orígenes.

En estos dos últimos veranos se ha notado un “notable ascenso” de la demanda de habitaciones en residencias universitarias y colegios mayores como alternativa al alojamiento en pisos de los estudiantes debido al auge que se ha experimentado en sus alquileres, el cual se estima en casi un 50% en el último lustro según diversos estudios.

El epicentro de este fenómeno se sitúa en Madrid, la capital de España en la que se da un mayor volumen de afluencia de estudiantes procedentes de todos los puntos de España y, también un mayor incremento en el precio del arrendamiento de viviendas.

Así, cada vez hay más jóvenes que prefieren alojarse en una residencia de estudiantes en Madrid para huir de los precios ascendentes de alquileres de pisos, disfrutando también de todas las comodidades que pueden ofrecer sus instalaciones para la mejor adaptación posible de los alumnos.

Entre las razones que la mayoría de los estudiantes y sus padres apuntan para recurrir a una residencia en lugar de un piso:

  • Mejor adaptación al nuevo entorno: una de las grandes ventajas de las residencias es que en ellas se alojarán estudiantes que buscarán nuevas relaciones sociales por la lejanía de sus lugares de orígenes, por lo que será mucho más fácil sociabilizar en este entorno.
  • Gastos incluidos: en la misma tarifa de las residencias se incluyen todos los gastos asociados a la actividad que desempeñará el estudiante, al contrario que en los pisos, como la electricidad, el gas, el agua o la señal Wi-Fi.
  • Localización: una de las señas de identidad de las residencias universitarias es su ubicación, la cual se procura siempre que esté en un entorno accesible a los centros de formación en los que estudiarán sus residentes, sin alejarse del centro urbano en el que disfrutar de todos los planes de ocio que esta zona ofrece cada día.
  • Cocina compartida o servicio de comidas: dependiendo de la oferta de cada una de las instalaciones, los responsables pueden ofrecer un servicio de comidas o cocinas en las que los alumnos puedan hacerse sus propios platos mediante los utensilios y equipos de última generación, estableciendo distintas tarifas en función de cada una de las opciones.
  • Estancias de ocio: uno de los valores diferenciales que pueden ofrecer las residencias de estudiantes son las distintas salas para el disfrute de sus residentes, tales como salas de juego, de TV, gimnasio, patios o terrazas, biblioteca, pistas deportivas, etc.
  • Recepción y vigilancia 24 horas: una de las mayores preocupaciones de los padres es la seguridad de sus hijos, de ahí que en estas instalaciones se procura siempre las mayores medidas para tranquilidad de los familiares.

Estos son algunos de los muchos motivos que los interesados en una residencia suelen aludir para que ésta sea su opción preferente de alojamiento durante la etapa universitaria en detrimento de los pisos por el imparable ascenso de la renta mensual por una vivienda.