Quantcast

Nieve a 600 metros, noches bajo cero y hasta 19 grados menos

El tiempo invernal se adelanta este último fin de semana de octubre en la península y Baleares debido a la entrada de una masa de aire ártico que traerá un descenso generalizado de las temperaturas de entre 7 y 19 grados, noches con los termómetros bajo cero y nevadas a 600 metros en el norte peninsular, que podrían afectar a algunas capitales de provincia.

Uno de los portavoces de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, precisó que habrá “entre cinco y 10 grados por debajo de lo normal” para esta época del año y el tiempo será más propio de mediados de diciembre que de finales de octubre.

Del Campo indicó que esta situación invernal no puede catalogarse como ola de frío. “Para que sea ola de frío tendrían que producirse las temperaturas más frías de diciembre y enero. Va a hacer frío, pero no será una ola de frío porque no se darán los valores más bajos del invierno”, añadió.

Apuntó que las precipitaciones serán generalizadas y el sábado podrían ir acompañadas de granizo en el Cantábrico y ser fuertes en esa zona y las provincias mediterráneas. “Puede llover en casi toda España, incluida Canarias. Donde menos podría llover es en el suroeste de Castilla y León, Extremadura y Andalucía oriental”, apostilló.

El desplome térmico por la masa de aire ártico se inicia este viernes, pero se notará especialmente el sábado en toda la mitad norte peninsular (salvo el litoral y puntos del valle del Ebro) y el interior este de la mitad sur, donde los termómetros se desplomarán entre 6 y 10 grados en 24 horas. Y la caída continuará el domingo en el tercio sureste de la península, los Pirineos y zonas del Sistema Central y el Sistema Ibérico (también entre 6 y 10 grados menos).

Los principales descensos de temperaturas diurnas entre las capitales de provincia se producirán en Soria (19 grados menos entre el jueves, último día sin influencia del frente polar y el domingo); Ávila, Segovia y Teruel (17); Cuenca y Valladolid (16), y Albacete, Burgos, León, Logroño, Pamplona y Salamanca (15). Entre el viernes y el domingo, el brusco cambio térmico se sentirá sobre todo en Albacete, Soria y Teruel (14); Cuenca (13), y Burgos, León, Logroño (12).

Este ‘mini invierno’ también se notará por las noches, ya que las temperaturas se desplomarán 11 grados en Segovia entre la madrugada del viernes y la del domingo; Badajoz y Cuenca (10); Ávila, Cáceres, Granada, Guadalajara, Jaén y Soria (9).

Así, los termómetros marcarán valores inferiores a 10 grados este domingo durante el día en toda la mitad norte peninsular excepto el litoral y el valle del Ebro, además de zonas de las sierras orientales de Andalucía.

El cambio de hora de invierno, que se producirá este domingo (cuando sean las 3.00 horas hay que retrasar los relojes a las 2.00), llegará con una madrugada gélida en la mitad norte de la península salvo el litoral y puntos del valle del Ebro, así como en las montañas orientales de Andalucía. Los termómetros podrían marcar hasta -10ºC en zonas de los Pirineos.

NEVADAS

Por otro lado, el frente frío será muy activo y recorrerá la península y Baleares de noroeste a sureste durante este viernes por la tarde y el sábado, y dejará a su paso lluvias y chubascos casi generalizados que serán poco probables en el extremo sureste y podrían ser localmente fuertes o persistentes en el área cantábrica, zonas montañosas del resto de la península y puntos del área mediterránea, sobre todo Cataluña y Baleares.

Ninguna capital de provincia se librará de las precipitaciones este fin de semana e incluso podría nevar en algunas de ellas entre el sábado por la tarde y la mañana del domingo, concretamente en Ávila, Burgos, León, Salamanca, Segovia, Soria, Soria, Valladolid y Vitoria.

La cota de nieve bajará hasta entre 700 y 900 metros en el norte, de 1.000 a 1.200 metros en el centro y por encima de 1.200 a 1.400 metros en el resto de la península en el resto, con lo que este fin de semana aparecerán las primeras nevadas significativas del otoño en zonas montañosas.

Este sábado nevará en las montañas de la mitad norte de la península (Cordillera Cantábrica, Pirineos, Sistema Central y Sistema Ibérico). De hecho, ha activado para ese día los primeros avisos del otoño por nieve en 11 provincias. Las principales acumulaciones podrían producirse en Asturias (Cordillera Cantábrica, Picos de Europa y suroccidental) y Lleida (valle de Arán), con 15 centímetros de espesor.

La nieve continuará el domingo en esas mismas zonas, con la cota descendiendo “puntualmente” a menos de 600 metros, según Del Campo, y se extenderá a zonas de la Meseta Norte y las sierras orientales de Andalucía. En cuanto a Canarias, el tiempo de este fin de semana será lluvioso en el norte de las islas.

PRÓXIMA SEMANA

Por otro lado, Del Campo recalcó que el próximo lunes “todavía se notará el frío y las heladas van a ser más extensas” porque se extenderán a buena parte de la Meseta Sur. Además, seguirán las precipitaciones en Galicia, el Cantábrico, el alto Ebro, los Pirineos, Baleares y Canarias. En el área cantábrica serán persistentes y en el archipiélago balear podrían ser fuertes. La cota de nieve continuará relativamente baja, entre 800 y 900 metros.

Del Campo añadió que la situación cambiará este martes ante la llegada de “un frente atlántico con aire más templado”, con lo que subirán las temperaturas mínimas y poco a poco lo harán las máximas.

Ese frente traerá el martes y el miércoles lluvias que podrían ser generalizadas en buena parte de España, sobre todo en el oeste peninsular. Y el jueves volverán a despejarse los cielos en el norte peninsular, con lo que regresarán las heladas a Castilla y León.