Quantcast

Cepsa estudia «alternativas» para su división de química y descarta vender la de exploración y producción

Cepsa estudia distintas «alternativas estratégicas» en relación con la venta de su negocio de química y descarta desprenderse de su división de exploración y producción (E&P), ha detallado este miércoles el consejero delegado de la compañía, Maarten Wetselaar.

En el marco de la presentación de la nueva estrategia de la empresa, el directivo ha destacado que los planes de la firma pasan por «dotar de mayor autonomía» a ambas líneas de negocio, lo cual se traduce en que estas divisiones «puedan tomar sus propias decisiones» para ser más competitivas y ágiles en sus sectores.

«Actualmente hay muy pocas sinergias entre estas divisiones y el negocio energético», ha aseverado Wetselaar, que también ha hecho hincapié en que todavía no se ha tomado una decisión en cuanto al negocio de química, y ha resaltado que cuando se concluya el proceso, se anunciará debidamente.

De hecho, la estrategia de Cepsa para los próximos años, centrada en la sostenibilidad y su ‘giro verde’, detalla que la división de química «reforzará su liderazgo global» en los mercados de materias prima para la fabricación de detergentes biodegradables y también en el de fenol, utilizado para la producción de plásticos de alta tecnología, «mediante el desarrollo y producción de productos químicos a partir de materias primas renovables y recicladas».

En ese sentido, el negocio de química aspira a que hasta un 30% de sus ventas en 2026 proceda de productos bajos en carbono. Asimismo, la compañía continuará optimizando su actividad de E&P para reducir la intensidad de emisiones de CO2 a través de distintas medidas de eficiencia y la producción de bajo coste y bajo contenido en carbono.

DESCARTADO EL PROYECTO ‘FONDO DE BARRIL’ DE SAN ROQUE (CÁDIZ)

Preguntado acerca del proyecto ‘Fondo de barril’, de la refinería de Cepsa en San Roque (Cádiz) para la producción de fueloil con menos azufre y, por tanto, menos contaminante, Wetselaar ha confirmado la paralización del mismo.

«No va a continuar. Era un proyecto de un inversión muy grande, de 1.000 millones de euros. Creemos que ya no es un proyecto apto para que continuemos con él. Preferimos destinar nuestras inversiones al biocombustible y en el hidrógeno», ha zanjado el consejero delegado de Cepsa.

En el marco de la nueva estrategia de Cepsa, la compañía apostará por convertir sus refinerías en parques energéticos diversificados y sostenibles. «Estas instalaciones están estratégicamente situadas en el sur de Europa, junto a los principales puertos, lo que proporciona a los grandes clientes industriales un acceso privilegiado a los mercados clave», ha destacado la empresa.

El proyecto suponía la creación de alrededor de 3.200 nuevos empleos en la zona del Campo de Gibraltar y la Comisión Delegada para Asuntos Económicos de la Junta de Andalucía lo había declarado de interés estratégico para la comunidad autónoma.

ABARATAR EL COMBUSTIBLE PARA AVIACIÓN

El consejero delegado de Cepsa también ha destacado que la empresa prevé convertirse en «uno de los principales proveedores» de combustible sostenible para aviación en Europa.

Preguntado acerca de la diferencia del coste de los biocombustibles para aviación frente a los combustibles fósiles, dado que los primeros son más caros, Wetselaar ha destacado que la producción actual se hace en pequeñas localidades que, en ocasiones, no utilizan las últimas tecnologías.

«Creemos que mediante el uso de nuevas tecnologías podremos reducir su coste para competir con los combustibles fósiles», ha resaltado.

Asimismo, ha considerado que «hace falta ayuda» para llegar a esa situación, la cual, en su opinión, puede llegar a través del encarecimiento de las emisiones de CO2 y también con un apoyo regulatorio para poder aportar soluciones de escala y tecnológicas que consigan abaratar el precio de los biocombustibles.

De hecho, la estrategia de Cepsa para los próximos años contempla una producción de 2,5 millones de toneladas al año de biocombustibles de segunda generación en 2030. «En este ámbito, Cepsa se convertirá en un proveedor de referencia de combustible sostenible para la aviación (SAF), con una producción anual de 800.000 de toneladas. La compañía representa a día de hoy el 35% del mercado de suministro energético para el sector aéreo en España», ha subrayado la empresa.

LA TRANSICIÓN ENERGÉTICA EN EUROPA

Preguntado acerca de si la crisis de la guerra en Ucrania adelantará o retrasará los planes europeos en materia de transición energética, el consejero delegado de Cepsa ha opinado que Europa «está ahora mucho más preocupada sobre la independencia y la seguridad energética que lo que lo estaba hace dos meses».

Asimismo, ha señalado que esa situación «va a ser un motor significativo a la hora de aumentar el hidrógeno producido a nivel local y de los biocombustibles», sin embargo, se ha planteado si «va a quedar dinero para invertir en ello por parte de los gobiernos» debido a la «amenaza de la deuda», que puede hacer que la transformación energética sea «un poco más lenta».