Quantcast

Villarejo vuelve a pedir que Rajoy y Cospedal declaren en ‘Tándem’ y suma también a Teodoro Obiang

El comisario jubilado José Manuel Villarejo ha solicitado al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón la declaración como testigos de los expresidentes del Gobierno Felipe González y Mariano Rajoy y de exministros como José Luis Corcuera o María Dolores de Cospedal, así como del mandatario de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, para demostrar el «origen espurio» de la macrocausa ‘Tándem’, en la que se indaga sobre sus negocios privados.

En un escrito de 30 páginas, Villarejo pone el foco en la pieza principal, ‘King’, una investigación que de «manera tramposa» dio lugar a una causa «montada como castigo» a una persona a la que, sostiene, el poder consideraba como un «elemento incontrolado y rebelde» que «lejos de obediencia ciega, a la mínima duda cuestionaba las órdenes y denunciaba lo que creía era su obligación».

En concreto, ‘King’ se centra en los trabajos que el grupo empresarial de Villarejo, CENYT, habría hecho en Guinea Ecuatorial para el empresario Francisco Menéndez, considerado el denunciante de la macrocausa. Para el comisario jubilado, sin embargo, se trata de una «labor realizada en el extranjero en beneficio de los intereses de España».

Así las cosas, asegura que «si bien» esa operación fue sufragada «con fondos públicos del gobierno de Guinea, toda la información conseguida por CENYT terminó en el gobierno español, tanto en el ministerio de Asuntos Exteriores, como en el CNI, como consta en los informes que se adjuntan y gracias a los cuales» el entonces ministro Manuel García Margallo «hizo un viaje a dicho país para mejorar las condiciones de entrega de petróleo en detrimento de Francia».

Para defender este extremo, Villarejo solicita al magistrado que cite a una serie de personas a fin de que también se arroje luz sobre sus labores «desde que volvió de su excedencia en 1993 al ministerio del Interior, como agente de inteligencia, con funciones y rol de encubierto y con unas condiciones y actividades de cobertura muy especiales».

UNAS TESTIFICALES YA RECHAZADAS PREVIAMENTE

Así, además de los ya mencionados, el comisario jubilado solicita entre otros la testifical del propio García Margallo, del presidente de Guinea Ecuatorial, Teodoro Obiang, del exdirector del Centro Nacional de Inteligencia Félix Sanz Roldán, de magistrados como Fernando Andreu, Diego de Egea o Alejandro Abascal, del ex fiscal general del Estado Eduardo Torres-Dulce y de varios periodistas.

Aunque ahora pide estas declaraciones como parte de la investigación de la pieza principal, Villarejo ya solicitó varios de estos testigos durante las cuestiones previas del juicio que se sigue en la Audiencia Nacional por las piezas ‘Iron’, ‘Land’ y ‘Pintor’, las primeras que han llegado a vista oral de las más de treinta que componen el puzzle de ‘Tándem’.

El tribunal que le juzga se negó a llamar a los testigos propuestos por Villarejo, alegando que, si con ellos pretendía acreditar que trabajó para el CNI como agente encubierto, «estos extremos» no fueron «contradichos por las partes acusadoras». «Es más», apostillaron entonces los magistrados, la Fiscalía Anticorrupción «no puso objeción alguna para considerar ciertas todas esas alegaciones».

Por aquel entonces, Villarejo también propuso que se interrogase como testigos al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; el ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska; o la fiscal general del Estado, Dolores Delgado. El tribunal lo descartó al considerar que los mismos no guardaban ninguna relación con la causa.

SOLICITA INTERROGAR AL DENUNCIANTE DE ‘TÁNDEM’

En el escrito, además, Villarejo pretende poner luz sobre el origen de la macrocausa a raíz de «la presentación de una apócrifa denuncia anónima presentada por el agente del CNI David Rodríguez Vidal quien en connivencia» con el propio Sánz Roldán y «elementos de Asuntos Internos que antes lo intentaron varias veces, así como terceros vinculados a los anteriores y con la aquiescencia de miembros de la Fiscalía Anticorrupción» fraguaron «acusaciones fraudulentas».

Entre sus peticiones al magistrado, el comisario jubilado vuelve a solicitar que se devuelva todo lo incautado en los diferentes registros, ordenadores, teléfonos y objetos personales varios, así como los documentos originales o en su defecto copia de estos. Entre los mismos destacan sus diarios «irregularmente incautados».

Asimismo, insta a que se proceda a la devolución de más de mil microcintas datadas con anterioridad al año 2000 «con un evidente valor histórico con conversaciones con altos mandatarios políticos, especialmente del PSOE, sobre el 23F, el GAL, el 11M, el Faisán y tantos otros».

También pide que se le devuelvan sus efectos personales y que se permita el pago de cuantas deudas estén al día de hoy sin abonar, calificando de «inexplicable» que «después de casi cinco años» se le «siga privando de todo tipo de medios para hacer frente a préstamos, hipotecas» y demás obligaciones.

Por último, Villarejo requiere que se permita a su defensa interrogar «en igualdad de condiciones que Fiscalía» a David Rodríguez Vidal y a Francisco Menéndez a los que, sostiene, «se oculta para no testificar en la causa».