Quantcast

Víctimas del atentado critican, en el acto homenaje de la calle Téllez, que 3 de los condenados salgan de prisión

Una placa rodeada de unos ramos de flores pide justicia, paz y verdad para las víctimas de los atentados terroristas del 11 de marzo de 2004, el día en el que se conmemoran 18 años de la tragedia, en la calle Téllez, uno de los puntos en los que explosionó una de las bombas del Cercanías de Madrid. Allí, el presidente de la Asociación 11-M Afectados del Terrorismo, Eulogio Paz, ha criticado que salgan de prisión tres de los condenados por estos atentados.

Víctimas, vecinos, familiares y representantes políticos se han unido este viernes a un acto en homenaje a los afectados por el ataque yihadista, que dejó un total de 192 víctimas mortales.

Junto al presidente de la Asociación 11M Afectados del Terrorismo, Eulogio Paz, han asistido al acto el concejal presidente del distrito de Retiro, Santiago Saura; la delegada del Gobierno, Mercedes González; la vicealcaldesa de Madrid, Begoña Villacís; la comisionada para la Atención de las Víctimas del Terrorismo de la Comunidad de Madrid, Rocío López; el presidente del Pleno del Consistorio madrileño, Borja Fanjul; la portavoz del PSOE, Mar Espinar, o la concejala de Más Madrid Pilar Sánchez, entre otros.

En su intervención, el presidente de la asociación de víctimas ha recordado que en este día se honra la memoria de todas las víctimas del terrorismo en Europa. Además, ha criticado que el marco de convivencia y el estado de derecho posibiliten que «tres de los condenados por los atentados salgan de prisión».

«Es evidente que este atentado acabó con la vida y la memoria de las 192 personas asesinadas y mermó las de cerca de 2.000 personas heridas», ha rememorado. Por ello, ha señalado que una de la razones de ser de la asociación es contribuir al mayor bienestar posible de las víctimas, con tratamientos, talleres, terapias y ayudas.

En concreto, ha subrayado que en el plano jurídico quieren «revertir las limitaciones injustas» como la de la actual ley de víctimas de la Comunidad de Madrid, en relación al empadronamiento de las víctimas para tener derecho a diferentes distinciones.

Paz se ha referido a otros ataques terroristas como los de Cataluña, frente al que han presentado apelación por la exclusión de dos acusados como cómplices y cooperadores necesarios en los atentados de Las Ramblas y Cambrils.

También, ha asegurado que los libros se encargarán de contar lo ocurrido en el 11 de marzo, pero la memoria es algo que «va más allá de la historicidad».

El presidente ha aludido al último estreno del documental sobre lo ocurrido en el atentado terrorista del 11 de marzo en la plataforma Netflix, que cuenta con el testimonio de víctimas, bomberos, sanitarios, cuerpos de policía y se sitúa en el «contexto social y político» de aquellos momentos, tras más de 10 años de investigación.

SOLIDARIDAD Y CAPACIDAD DE SACRIFICIO

Por su parte, Saura ha recordado la «triste mañana» de aquel 11 de marzo, cuando a las 7.39 horas explosionaron artefactos explosivos en varios vagones del Cercanías de Madrid.

«Fue el mayor atentado de la historia de España y el mayor atentado terrorista en suelo europeo. Una de las señas de identidad de Madrid, de sus gentes, de su ciudadanía, es la solidaridad y la capacidad de sacrificio, de unirse y de arrimar el hombre cuando llegan los días más duros», ha recordado el concejal, que ha alabado la labor que realizaron los trabajadores de los servicios de emergencia y los vecinos.

Saura ha tenido también palabras para Ucrania, un país que está viviendo «sangre y fuego» y para el que los madrileños están dando «enormes muestras de solidaridad».

LA SOLIDARIDAD DE LOS MADRILEÑOS

De la misma forma, ha recordado como los vecinos del distrito dieron «lo mejor» para ayudar en ese 2004 a los servicios de emergencias a evacuar y socorrer a los heridos.

«Cómo no recordar lo que ocurrió en el polideportivo de Daoiz y Velarde, que se convirtió en un improvisado hospital de campaña», ha subrayado el concejal presidente, quien ha hecho énfasis en que los madrileños tienen guardados «el sufrimiento y la tragedia» que se vivieron aquel día.

Pese a señalar que «las cosas de palacio van despacio» y que las administraciones «tienen sus tiempos», ha afirmado que desde la Junta de Distrito se han acogido «con interés» las diferentes propuestas que han trasladado las asociaciones de víctimas.

En concreto, ha aludido a que, una vez completadas las obras de Adif del apantallamiento acústico en la calle Téllez que va a redundar en una «significativa reducción» de ruido y las molestas, la Junta va a completar el memorial de los atentados ubicado en esta calle que «honre a las víctimas».

Para concluir el acto, el presidente de la asociación de víctimas, acompañado de la delegada del Gobierno y la vicealcaldesa, han entregado unos ramos de flores junto a la placa que recuerda a las víctimas, acompañados de la melodía clásica de un cuarteto de cuerda.

El 11 de marzo de 2004, a primera hora de la mañana, diez de las trece bombas colocadas por terroristas yihadistas explosionaron en cuatro trenes de Cercanías de Madrid, en las estaciones de Atocha, Santa Eugenia, El Pozo, y junto a la calle Téllez, dejando un total de 192 víctimas mortales.