Quantcast

Albares asegura que España «no tiene nada que ocultar» respecto a la venta de armas a Turquía

El ministro de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, José Manuel Albares, ha asegurado este miércoles que el Gobierno «no tiene nada que ocultar» respecto a la venta de armas a Turquía.

Así se ha pronunciado en respuesta una pregunta ante el Pleno del Congreso de los Diputados formulada por la diputada de Junts Miriam Nogueras, quien ha recordado al ministro que la UE exige el cumplimiento de una serie de «condiciones» y que por eso la Comisión Europea va a investigar dichas ventas.

Albares ha defendido que la decisión de conceder licencias de exportación sobre material de defensa «corresponden a cada estado miembro» y en el caso de España existe una junta interministerial encargada de ello.

Por lo que se refiere a los criterios de evaluación para la concesión de dichas licencias, «son comunes a todos los estados miembro» y España tiene incorporada a su regulación todas las normas pertinentes en este ámbito.

Así pues, el Gobierno contestará al Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE) «cada vez que sea necesario» porque «España no tiene nada que ocultar en estas operaciones, que se controlan según criterios comunes«.

Por otra parte, el ministro ha subrayado que España mantiene una «muy buena relación con Turquía», igual que la hay con otros países del Mediterráneo como Grecia y Chipre. Dicha relación se sustenta en el hecho de que es un país que aspira a entrar en la UE, es mediterráneo y es miembro de la OTAN y en el seno de la Alianza «hay cooperación en materia de Defensa», ha justificado.

REPROCHES POR BORRELL

En otro orden de cosas, Noguera ha aprovechado para afear a Albares sus declaraciones en la Comisión de Exteriores, en la que sostuvo, según ha recordado la diputada, que «es imposible tener más peso diplomático en Europa puesto que el alto representante es un español escogido por este Gobierno«.

En este sentido, la diputada catalana le ha recordado que Borrell «es el representante de la UE y no de España» y «si actúa como tal o España lo considera como tal el problema es grave«.

El jefe de la diplomacia ha insistido en que es «un orgullo» que Borrell sea el Alto Representante para la Política Exterior y en que «es imposible para un país de la UE tener más peso internacional en Europa que con el alto representante«, al que han escogido los Veintisiete.