Quantcast

Cocemfe espera que la normativa sobre accesibilidad recupere el espacio público para todos

La Confederación Española de Personas con Discapacidad Física y Orgánica (Cocemfe) ha mostrado este jueves su deseo que la nueva normativa sobre accesibilidad y no discriminación en los espacios públicos urbanizados suponga un punto de inflexión en la mejora de la calidad urbana, el buen diseño, la recuperación del espacio público para todas las personas y el ejercicio de derechos de las personas con discapacidad.

Se refiere a la orden por la que se desarrolla el documento técnico de condiciones básicas de accesibilidad y no discriminación para el acceso y la utilización de los espacios públicos urbanizados, que entrará en vigor el 2 de enero de 2022.

En su redacción ha participado «intensamente» la propia entidad, dentro del Grupo Técnico de Trabajo Ministerial creado con el fin de revisar la normativa anterior.

El presidente de Cocemfe, Anxo Queiruga, hace hincapié en que esta medida «era imprescindible» ya que era necesario «actualizar la anterior orden, para que los entornos públicos» fueran «inclusivos con todas las personas» y para que las personas con discapacidad dejen de «encontrar a diario barreras físicas que siguen impidiendo» su «participación social» y una «vida independiente».

Queiruga ha explicado que, «con la aplicación de esta orden, se deberían hacer efectivos los derechos a la accesibilidad universal y a la igualdad de oportunidades en los espacios públicos, haciéndolos utilizables, practicables, seguros y cómodos para todas las personas, aunque no debemos olvidar que se trata de mínimos a cumplir que pueden ser ampliables y más ambiciosos».

NOVEDADES

La entidad destaca que, entre otros aspectos, la nueva orden incluye mejoras como la incorporación de disposiciones de legislación posterior, como la del RDL 7/2015 sobre la posibilidad de ocupar las superficies de espacios libres o de dominio público que resulten indispensables para la instalación de ascensores u otros elementos que garanticen la accesibilidad universal.

También elimina excepciones que permitían que la anchura libre de paso del itinerario peatonal fuera inferior a 1,80 metros y armoniza los criterios y parámetros con el Documento Básico de Seguridad, Utilización y Accesibilidad del Código Técnico de la Edificación como, por ejemplo, las medidas mínimas en huella y contrahuella de las escaleras, entre otras cuestiones.

A través de un comunicado, Cocemfe hace además un llamamiento a las administraciones para que establezcan los mecanismos de seguimiento necesarios para garantizar el cumplimiento de la normativa de accesibilidad.